Los factores de riesgo internacional complican el escenario de crecimiento para el país en el mediano plazo, advierte la calificadora.

 

El crecimiento económico de México ha sido mediocre y decepcionante, pues los resultados han estado por muy debajo de lo esperado, así lo considera Félix Boni, director general de análisis para HR Ratings, quien advierte, será difícil que la economía reporte una tasa de crecimiento sostenida anual de 3% o más bajo las condiciones actuales.

La calificadora prevé que el crecimiento se ubique por debajo de 3% en 2015, en un rango entre 2.8 y 2.9%. Para 2016, la combinación entre el recorte de gasto, los bajos precios del petróleo y el fortalecimiento del dólar generarán dificultades que harán que el crecimiento nuevamente se ubique por debajo de 3%.

PUBLICIDAD

“Las previsiones generalmente olvidan el contexto internacional, ha habido una depreciación fuerte que refleja en un 90 u 80% lo que ocurre con el crecimiento a nivel internacional”, dice el analista.

En la actualidad, los principales factores que influyen de manera negativa en la tendencia de crecimiento son el precio del petróleo, la volatilidad generada por la incertidumbre de la decisión de endurecimiento de tasas por parte de la Reserva Federal (Fed) y el lento crecimiento en Estados Unidos.

“A nivel global vemos que, a pesar de las políticas expansionistas, no hay una mejora sustancial en las tasas de crecimiento. México debe tener cuidado con las políticas de crecimiento porque el margen de error es relativamente pequeño”, advierte.

 

Factores positivos

Pese a que la reforma energética se realizó en un escenario adverso por el desplome de los precios del petróleo, la calificadora considera que hay potencial de impulsar el crecimiento a través de inversiones en materia de generación de electricidad y reducción de las importaciones de gas natural.

“La reforma energética planteaba la llegada de inversiones para la industria petrolera. Sin embargo, ahorita no veo elementos para pensar que habrá una subida de precios suficiente para traer inversión extranjera”, dice Félix Boni.

 

Vientos en contra

La calificación soberana de México se ubica en el nivel A- de la escala de HR Ratings. En diciembre, la firma cambió la perspectiva de la nota de positiva a estable.

Pese a que no se espera un cambio en nota, la calificadora señala que el principal riesgo de deterioro reside en la posibilidad de ver un aumento en la deuda más allá de lo planeado por el gobierno federal.

“Si bien las expectativas de crecimiento del gobierno no se han cumplido, no incorporamos esas previsiones a la calificación, lo que influye en este caso es el compromiso en términos de los niveles de deuda. El déficit es clave para evitar el deterioro”.

 

 

Siguientes artículos

La economía va hacia el colapso
Por

El ahorro, piedra angular del desarrollo económico, es ninguneado y aniquilado mientras se siguen deprimiendo por decret...