Las organizaciones civiles Fashion Revolution y Arlenica presentarán en octubre el primer índice de transparencia de la industria de la moda en México, que permitirá al sector conocer sus actuales condiciones en esta materia.

Este índice, contemplará al menos 25 empresas, de las cuales cuatro serán retailers internacionales y el resto mexicanas con producción nacional.

“Principalmente van a ser retailers o grandes empresas departamentales relacionadas con indumentaria de hombres y mujeres de moda urbana, empresas mexicanas con producción mexicana y de calzado. No tomaremos en cuenta ropa interior e infantil”, comentó Lorena Cortés, directora ejecutiva de Arlenica.

En México, diez estados del país concentran el 78.9% de la producción del sector vestido del país, entre ellos destacan la Ciudad de México (24.5%), Estado de México (19.4%) y Puebla (8.7%), de acuerdo con Fashion Revolution, la organización que comenzó a realizar este índice de manera global hace cuatro años.

“En el caso del sector cuero y calzado, México se coloca como el noveno productor a nivel mundial con Guanajuato a la cabeza, donde se manufacturan 7 de cada 10 zapatos en el país”, dijo Efraín Martínez, Coordinador Nacional de Fashion Revolution.

Los elementos que se tomarán en cuenta para calificarlas es si realizan acciones en pro o contra del medio ambiente, el tema laboral y el tema de gobernanza, para conocer cómo las empresas hacen transparente la toma de decisiones.

“Las empresas deben de entender que es una herramienta que les servirá. Algo importante es que es un ranking, que les permitirá medirse respecto a sus competidores más cercanos, el objetivos es hacerlo año con año y habrá una serie de procesos que los ayude a entender en dónde quedaron más débiles y donde pueden mejorar”, agregó Cortés después de la conferencia de prensa.

Por su parte, Fashion Revolution, lleva cuatro años consecutivos realizando este índice de Transparencia de la Moda a escala global y dos en Brasil, en donde ha observado una influencia de este estudio en las marcas para que divulguen más y mejor información.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), que agrupa alrededor de 104 cadenas de retail, de formato autoservicio, departamentales y especializadas con más de 60,000 tiendas a nivel nacional también estará involucrada en el desarrollo de este índice.

“Uno de los ejemplos es ANTAD Bis, sobre sus productos, que solicitan que estas empresas enfrenten un cuestionario de comercio sostenible y han realizado un reporte de este análisis de proveedores con ayuda de Deloitte para hacer esta revisión”, señaló Rogelio Rodríguez, director de desarrollo de la Antad en conferencia de prensa. ”Liverpool, por ejemplo, tiene todo un esquema de analista de proveedores para promover esta tendencia de responsabilidad social”, agregó.

Te puede interesar: Instagram apuesta por la moda (y al estilo de Kim Kardashian)

¿Qué tan fashionistas son los mexicanos?

En los primeros seis meses del año pasado, el 67% de las familias mexicanas compraron ropa y calzado con un gasto promedio de 1,650 pesos mexicanos, 13% más que el mismo periodo del año anterior, y con un promedio de piezas adquiridas de 9, de acuerdo con un reporte de Kantar World Panel.

“En específico, cada vez que se hacen este tipo de adquisiciones se gasta 429 pesos y esto se repite por lo menos 4 veces en un periodo de 6 meses”, señala el documento publicado en 2019.

Adicional, identificó un perfil de consumidores denominados fashionistas, aunque son un grupo pequeño, 20% de los hogares, representan el 57% del gasto en este sector de moda. Este grupo gasta más del doble que un hogar promedio, es decir, en un semestre destinan 4,672 pesos para adquirir una prenda o zapatos.

En 2019, se exportaron más de 2,100 mdd en productos confeccionados, colocando a la industria mexicana de la confección en el lugar 19 de 227 exportadores del mundo.

¿Por qué apuntan a la industria de la moda?

En los últimos años la industria de la moda ha sido objeto de críticas por organizaciones civiles y  grupos como Greenpeace, que desde hace más de cinco años puso en marcha la campaña Detox para hacer frente al uso generalizado de sustancias químicas peligrosas en la fabricación de ropa que se liberaban en las vías fluviales de países como China, Indonesia y México, con el fin de erradicar el uso de estas sustancias químicas peligrosas para 2020.

Por otro lado, la industria también ha sido señalada por la violación de derechos humanos.

“Cuando las empresas publican información ayudan a gestionar los riesgos de impacto ambiental y en contra los derechos humanos. En noviembre de 2017 visité fabricas en Bangladesh –donde se manufactura una gran cantidad de textiles—y me dijeron que solo de 5 a 10% de fabricas de ropa y calzado tienen condiciones adecuadas. Los problemas de salud eran evidentes, la contaminación ambiental. Entonces, las marcas deben de hacer más para mejorar las condiciones de trabajo de los grupo más vulnerables de las cadenas de trabajo”, señaló Carry Somers, fundadora y directora global de Fashion Revolution.

En el índice más reciente que realizó Fashion Revolution, en el que tomaron en cuenta 200 empresas, registraron que el 55% de estas empresas publicaron su huella anual de carbono o emisiones GEI en sus instituciones.

Lee ahora: Tommy Hilfiger y Lewis Hamilton lanzan colección de moda sustentable

 

Siguientes artículos

Nintendo anuncia rezagos en plataforma del Switch por coronavirus
Por

Nintendo ya había movido parte de sus operaciones de China a Vietnam por la guerra comercial de Donald Trump