Pepsico, que tiene marcas como Sabritas y Quaker, tiene la meta de disminuir las grasas, azúcares y sodio en sus productos en el mundo, lo que incluye la región de Latinoamérica, para lo cual la empresa se apoya de sus centros de innovación y desarrollo en México y Brasil.

“Tenemos un trabajo continuo de expandir nuestro portafolio a través de los diferentes centros de innovación en Latinoamérica, ya sea el de Apodaca o el de Sao Paulo…Son centros fundamentales, sin ellos no llegamos a ningún lado”, comentó Ricardo Pimenta, vicepresidente de Nutrición de PepsiCo Latinoamérica, en entrevista.

En 2014, la refresquera inauguró el Centro de Innovación para la Categoría de Productos Horneados en Apodaca, Nuevo León,  para colaborar en proyectos de la empresa en el mundo, lo que incluye Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Brasil, Australia, Nueva Zelanda, Turquía, Polonia, Arabia Saudita, Corea del Sur, Malasia y Tailandia.

“El principal desafío es conciliar esa expansión del portafolio en espacios más nutricionales, dando el sabor que al consumidor le gusta, detrás de eso está una inversión constante en investigación y desarrollo”, indicó Pimenta.

PUBLICIDAD

Para el negocio global, Pepsico busca que al menos tres cuartos del volumen de su portafolio de alimentos tenga menos de 1.3 miligramos de sodio por kilocaloría y no rebasar los 1.1 gramos de grasa saturada por 100 kilocalorías hacia 2025.

Para el segmento de bebidas, la compañía busca que dos tercios de su portafolio global cuente con 100 calorías o menos de azúcares añadidos por porción de 12 onzas. Actualmente, el 58% de los productos de esta categoría tiene máximo 100 calorías.

Te recomendamos: PepsiCo le quita sal y azúcar a sus alimentos y bebidas

En el territorio mexicano, la compañía redujo el sodio y también ha disminuido en un 65% el contenido de grasas saturadas en Cheetos, al tiempo en que le quitó sal a las plataformas Flamin Hot, lo que incluye a las marcas Doritos (23.48%), Tostitos (2.89%) y Sabritas (12.18%) en dicha categoría.

De igual manera, la empresa lanzó el refresco Mirinda con menos de 100 kcal en seis mercados, incluyendo Argentina, Guatemala y México.

“Hay un creciente interés y preocupación por alimentos que sean más naturales y que permitan una mejor nutrición”, agregó Pimenta.

La empresa invirtió alrededor de 47 millones de dólares (mdd) en la inauguración de dichos centros de innovación, de los cuales 22 mdd se destinaron a la apertura en Nuevo León y 25 mdd para el de Brasil.

 

Siguientes artículos

El jitomate mexicano genera casi 5,000 mdd en EU
Por

Las importaciones del fruto más que duplican su valor al cruzar la frontera.