Por Leopoldo Rodríguez Olive*

En la actualidad, casi en cualquier concepto de ciudad del futuro, vemos imágenes con turbinas eólicas y paneles solares como un símbolo de la sustentabilidad a la que aspiramos como humanidad.

Pero la participación de esas tecnologías en la mezcla de generación en el mundo y en México ya no es un sueño, es una realidad contundente.

De hecho, nuestro país se encuentra en una etapa clave para su futuro energético. Hoy más que nunca, las energías renovables han cobrado gran relevancia y se han convertido en la opción más viable para impulsar el desarrollo y crecimiento de manera sustentable y económica.

PUBLICIDAD

Esta es una realidad a nivel mundial y las energías renovables se han consolidado como una firme alternativa para diversificar las fuentes de generación eléctrica, en la mayoría de los casos, sin emitir gases de efecto invernadero. Esto es un aspecto clave para cumplir con las metas del Acuerdo de París que México suscribió junto con otros 195 países para combatir el Cambio Climático.

Un claro ejemplo de lo que está ocurriendo es el aprovechamiento de la natural vocación eólica de nuestro territorio. Tan sólo en el 2017, el país terminó con una capacidad instalada de poco más de 4,000 MW eólicos que generan ya más del 5% de la electricidad nacional. Esto permite abastecer el equivalente al requerimiento anual de 6 millones de mexicanos y posicionarnos como el número 18 en el contexto mundial de la energía eólica.

Con la tendencia que observamos desde la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), la combinación de nuevos proyectos derivados de las recientes Subastas de Largo Plazo, con proyectos privados que están en proceso, permitirá triplicar esa capacidad instalada de aquí a 2022; es decir, ¡México puede superar los 12,000 MW eólicos en menos de cinco años!

Alcanzar este objetivo, y más aún la meta oficial de generar el 35% de la electricidad del país en 2024 con fuentes de energía limpia, como la eólica misma y otras como la solar, la hidroeléctrica, geotermia, biomasa y cogeneración eficiente, es realista.

Las tendencias en materia solar fotovoltaica van en la misma línea y cada vez está más claro que el almacenamiento de energía sigue una trayectoria muy parecida, lo que facilitará el aprovechamiento de las energías renovables, pues sus perfiles de generación son complementarios.

Lograr estas metas no sólo es valioso desde la perspectiva ambiental, sino que también permite diversificar significativamente las fuentes de generación energética dentro de un mundo que tiende a una mayor electrificación, contribuyendo al mismo tiempo, a la seguridad energética y soberanía de nuestro país.

Aunado a esto, varias de las tecnologías de energía renovable, principalmente la eólica y la solar, han demostrado que pueden ofrecer los precios más bajos y totalmente estables de generación eléctrica, debido a que no están expuestos a la volatilidad de precio de los combustibles fósiles.

Es evidente, México está en un proceso de transición dentro del sector eléctrico, cuya Reforma Energética lo ha potenciado. La continuidad es fundamental para dar certeza tanto a las inversiones que ya se hicieron, como a las que se están emprendiendo, y esto no sólo es relevante para que haya nuevos proyectos de generación con energías renovables, sino que habilita una sólida oportunidad para la manufactura dentro del territorio nacional de componentes importantes y valiosos.

La tecnología eólica y quienes hacen posible su desarrollo apuestan por un desarrollo sustentable, incluyente y colaborativo, en el que cada uno de los mexicanos vea un beneficio ambiental, económico o social, pues la industria eólica está comprometida a trabajar y respetar a las comunidades de los estados en los que opera, a través de la construcción de relaciones mutuamente benéficas en el largo plazo.

En este sentido, nos enorgullece contar con programas sociales, educativos y de infraestructura con el objetivo de promover y desarrollar habilidades entre los miembros de la comunidad para su autosuficiencia económica. Es tiempo de crecer con el viento a favor de todos.

*Miembro del Consejo de México con Energía y Presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Realidad Extendida: Terminación de la distancia
Por

Las tecnologías de realidad virtual y aumentada están eliminando la distancia que separa a personas, información y exper...