Los negociadores de la actualización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) fracasaron en su intención de concluir los trabajos y ante las diferencias que persisten, habrá una nueva ronda de conversaciones.

Incluso, la visita de Cecilia Malmström, comisaria de Comercio de la Unión Europea, a la Ciudad de México, donde se realizó la novena ronda de negociación, fue cancelada, por lo que las conversaciones se recortaron dos días de los previstos originalmente.

Representantes de la UE y México concluyeron el martes cinco nuevos capítulos en la renegociación, aunque aún faltan consensos en otros temas, según un comunicado de la Secretaría de Economía (SE) mexicana.

Durante la novena ronda, lograron acuerdos en temas como obstáculos técnicos al comercio, empresas propiedad del Estado, subsidios, comercio de servicios y vinculados a políticas anticorrupción, detalló la dependencia.

PUBLICIDAD

Estos se suman a los temas concluidos en rondas anteriores: Pequeñas y Medianas Empresas, Política de Competencia, Comercio y Desarrollo Sostenible, Transparencia, Energía y Materias Primas.

En tanto, las delegaciones avanzaron, aunque sin consensos, en los textos de los capítulos de comercio de bienes, reglas de origen, contratación pública, inversión, propiedad intelectual y aspectos legales e institucionales.

Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la SE, destacó los avances en la novena ronda y aseguró que el gobierno federal buscará llegar a acuerdos benéficos para el país, sin anteponer los tiempos para cerrar las negociaciones.

Según datos de la Secretaría, el intercambio comercial entre México y la Unión Europea (UE) se ha triplicado, desde 20,800 millones de dólares a 61,700 millones de dólares anuales, durante los 17 años de vigencia del acuerdo.

Empresas con capital de la UE han contribuido con una tercera parte de la inversión extranjera directa recibida por México, precisó.

La SE indicó que la modernización era una “prioridad en la agenda comercial de México, orientada a fortalecer la integración con socios existentes y a promover la diversificación de las relaciones comerciales con otras regiones del mundo”.

Hace poco más de una semana, durante una reunión de los negociadores en Bruselas, un funcionario mexicano cercano a las conversaciones dijo que apuntaban a concluir un nuevo acuerdo con el bloque europeo antes de fines de febrero.

Para México, un acuerdo con la UE sería parte de una estrategia para reducir su dependencia de Estados Unidos, el destino de casi el 80 por ciento de sus exportaciones. Eso se ha vuelto más urgente dada la amenaza del presidente Donald Trump de poner fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

Japón tiene esperanza de que EU vuelva al TPP, pero lo ve difícil
Por

Kazuyoshi Umemoto, jefe negociador de Japón, dijo que están trabajando con la esperanza de que Estados unidos vuelva pro...