La historia de las filtraciones periodísticas tiene una importancia fundamental en la historia de las sociedades contemporáneas, pues representan un contrapeso a la concentración del poder que tiene el Estado y la forma en que pudiera abusar de él.

 

Un conglomerado de medios de comunicación y organizaciones civiles recién presentó la plataforma Méxicoleaks, donde los ciudadanos podrán filtrar información de forma anónima y segura, con la intención de develar casos de corrupción y abuso de autoridad, principalmente.

Para ello, los usuarios utilizarán el navegador TOR, usado frecuentemente para navegar en la Deep Web de forma anónima, por lo que se garantiza que ni siquiera los administradores del sitio podrán conocer la identidad de quien subió los documentos.

En el proyecto se encuentran involucrados Aristegui Noticias, Proceso, Animal Político y Emeequis, además de las organizaciones civiles Periodistas de a Pie, Más de 131, Red en defensa de los derechos digitales y PODER. Cuentan con el apoyo de Free Press Unlimited, Associated Whistleblowing Press y Globaleaks.

Así, la plataforma surge en un contexto en que la credibilidad de los medios tradicionales no es la mejor, pues los usuarios de las tecnologías de información confían más en la diversidad digital que en la concentración de información en los corporativos tradicionales. Tres datos nos lo dicen: México es el país con la mayor tasa de penetración de redes sociales del mundo; el contenido que más se comparte son noticias, y más del 50% de los usuarios de Internet en el país tienen menos de 24 años.

penetracion smCabe señalar que MVS Noticias, la empresa en que Carmen Aristegui conduce un noticiario radiofónico, desplegó casi de forma inmediata un comunicado en que se deslinda de la plataforma y del trabajo de una de sus conductoras más populares. Al parecer, la relación entre comunicadora y empresa se ha tensado desde la publicación del reportaje sobre la Casa Blanca, sin que quede claro el futuro del programa de noticias.

tendencias compartirLa importancia de la libertad de información de prensa radica, sin duda, en la capacidad de poner en entredicho a las instituciones o empresas privadas de un país, exhibiendo sus actos y presionando a los aparatos de justicia. Hagamos un breve recorrido por algunas filtraciones periodísticas históricas.

 

Watergate

Recordaremos agosto de 1972 como el año del escándalo político que involucró directamente al entonces presidente Richard Nixon y que culminó con la dimisión de éste en 1974. Cinco hombres fueron arrestados por allanar las instalaciones del Partido Demócrata (ubicadas en el complejo Watergate, de ahí el nombre del problema), en un intento por montar un sistema de grabación. Si bien nunca hubo cargos directos en contra del entonces mandatario, se le acusó de crear una red de espionaje en contra del partido opositor, y tuvo que aceptar que encubrió el caso.

En el caso Watergate, la prensa tuvo una función fundamental: no sólo señaló el hecho, sino que a través de una investigación periodística se pudo incriminar al jefe de Estado de la nación más poderosa del mundo. Si bien existen muchas suspicacias respecto al reportaje publicado en The Washington Post (como que uno de los periodistas fue parte de la CIA), no podemos negar la trascendencia histórica del periodismo de investigación. Tan así es que prácticamente a cualquier escándalo político se le agrega el sufijo gate.

 

Wikileaks

Un par de décadas más tarde, Julian Assange fundó Wikileaks, una de las plataformas de información más importantes para la historia del periodismo. A través de ella, usuarios podrían subir de forma anónima, incluso para el propio sitio, documentos que exhibieran casos de corrupción y abuso de poder de los gobiernos y funcionarios de todo el mundo.

La bomba explotó cuando en 2010 se revelaron más de 90,000 artículos sobre la guerra de Afganistán, en los que se culpaba al gobierno de Estados Unidos de causar bajas civiles, además de contar con una red de espionaje y aliados en territorios del Medio Oriente.

 

Caso Snowden

Edward Snowden, originalmente un analista de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, en 2013 hizo pública la existencia de varios programas computacionales de vigilancia masiva de Internet. La vulnerabilidad de la privacidad digital quedó al descubierto después de que el ex agente revelara la forma en que la NSA buscaba a criminales y sospechosos en la red.

De hecho, la Fundación Wikimedia, responsable de la Wikipedia, acaba de demandar a la NSA por mantener un programa de vigilancia constante sobre los usuarios de la red. “El espionaje erosiona la promesa original de Internet: un espacio abierto para la colaboración y la experimentación. Un lugar libre del miedo”, dice Jimmy Wales, fundador del sitio.

Ejercer el periodismo es una profesión de alto riesgo. Tan sólo en los últimos años han desaparecido más de 17 periodistas y poco más de 100 han sido asesinados. Lo más grave es que en la mayoría de los casos la autoridad ha aludido a crímenes fortuitos o incluso pasionales.

La historia de las filtraciones periodísticas tiene una importancia fundamental en la historia de las sociedades contemporáneas, pues representan un contrapeso a la concentración del poder que tiene el Estado y la forma en que pudiera abusar de él. La exhibición de los casos de abuso y corrupción por sí misma no representa una garantía de castigo a los culpables, pero sí pueden desalentar esas conductas y forzar a las autoridades a actuar y castigar.

 

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Plagio inconsciente en los negocios o ¿realmente es tu idea?
Por

Existe la posibilidad de que a lo largo de tu carrera hayas tomado la idea de alguien más. ¿Sorprendido? ¿Es realmente u...