Los bajos índices de popularidad de Juan Carlos Varela obstaculizarán la victoria del Partido Panameñista (PP). Esta era una apreciación de la Unidad de Inteligencia de The Economist en un análisis de septiembre de 2018, titulado “Nito Cortizo se convierte en el candidato presidencial del PRD”.

Dicho estudio aseguraba que el pasado como hombre de negocios y legislador de centro izquierda, le darían a este candidato, la credibilidad necesaria ante los votantes de clase media y de la élite del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Desde que ganó las primarias internas del PRD, Laurentino “Nito” Cortizo Cohen, llamó la atención por ser el primer candidato de ese partido en conseguir el nombramiento sin haber sido antes ni presidente, ni secretario general del mismo, ni tampoco haber ocupado ningún otro cargo dentro de la organización política.

Su candidatura comenzó a figurar rápidamente, por lo que distintas encuestas que develan la intención de voto de los panameños lo ubican en el primer lugar de los siete candidatos que el próximo 5 de mayo disputarán la preferencia de los electores en las urnas.

Puedes leer: Panamá aprueba hasta 2,000 mdd en emisiones para este año

Algunos sondeos, incluso, lo han puesto con 51% de la intención de voto. Sin embargo, la encuesta publicada en los primeros días de abril por el diario La Prensa, y realizada por la consultora española GAD3, le daba solamente 27.9% de intención de voto, ubicándolo a 11 puntos de su más cercano competidor, el excanciller Rómulo Roux, del partido Cambio Democrático.

Aún así, es una ventaja que puede llevarlo a la presidencia; no obstante, esto no parece quitarle el sueño a Nito Cortizo, pues asegura que cuando su equipo de campaña se reúne para presentar los resultados de sus encuestas internas para evaluar su candidatura, él nunca está presente.

“Yo le tomo el pulso a la gente y es ahí cuando sé si voy bien. Las encuestas están en los ojos de las personas”, dice quien es el candidato de la alianza del partido social- demócrata PRD y el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (MOLIRENA).

Cortizo estará acompañado en la fórmula electoral, para el cargo de vicepresidente, por el joven político José Gabriel Carrizo, quien representa la nueva sangre dentro del partido.

Escenario complejo

Con 66 años, es el aspirante de mayor edad en la carrera presidencial. Cuenta con una trayectoria previa en distintos cargos públicos, habiendo sido diputado y ministro de Desarrollo Agropecuario entre 2004 y 2006.

Su formación académica como administrador economista la realizó en los Estados Unidos en la Universidad de Norwich. Posteriormente estudió una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de St. Edwars, y fue en la Universidad de Texas donde obtuvo su doctorado en Negocios Internacionales, egresando para ocupar un cargo en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los anteriores son algunos de los argumentos que le darían credibilidad para imponerse durante la contienda electoral, en cuyos debates y propuestas de gobierno los temas principales abordan el combate a la corrupción, la generación de empleos y la disminución de diputados en el Congreso.

Como en la mayoría de los países de Latinoamérica, el mal endémico es la corrupción, la cual ha tomado notoriedad en el país centroamericano, sobre todo ante los acontecimientos que han puesto en jaque al actual presidente Varela, señalado de recibir sobornos de Odebrecht cuando era el vicepresidente en la administración de Martinelli.

Panamá celebrará elecciones para elegir nuevo presidente de la república en un contexto de mucha incertidumbre, si se comparan los comicios de este 2019 con las elecciones de hace cinco años.

La razón es simple. Por primera ocasión en la historia de este país, habrá siete candidatos compitiendo por la primera magistratura. El tema no es menor, pues ante la posibilidad de contar con mayor número de opciones en la boleta electoral, se podría pulverizar el voto y, junto con ello, correr el riesgo de que quien resulte ganador gobierne apenas con un tercio de los electores y un Congreso totalmente dividido.

En entrevista con Forbes, Nito Cortizo conversa no sólo sobre sus propuestas de gobierno, también habla de su visión de los acontecimientos políticos y económicos en Latinoamérica, así como el papel que debería jugar Panamá en el contexto internacional.

Oportunidades más allá del mar

Con un crecimiento sostenido de entre 9% y 10% en la última década, Panamá alcanzó aumentos récord que lo colocaron como la mejor economía de Latinoamérica, aunque en la actualidad crece por debajo de 5%, mientras que el nivel de desempleo alcanzó al 6% de la población.

Con estas cifras en mente, Cortizo hace una revisión del país que busca gobernar y asegura que el presupuesto del Estado, el cual alcanza los 24,000 millones de dólares (mdd), es robusto para una población de cuatro millones de habitantes.

Además, señala el candidato, la posición geográfica de esta nación, en conjunto con el Canal de Panamá, es uno de sus mayores activos y una de sus principales ventajas competitivas, porque el Caribe y el Pacífico están tan sólo a 80 kilómetros de distancia entre sí.

“El país cuenta con la mejor conectividad de la región, no solamente por el Canal y su reciente ampliación, que le da la capacidad para recibir mega barcos, sino también por los puertos tanto del Atlántico como del Pacífico en donde se reciben miles de contenedores cada año”, dice Cortizo.

A lo anterior, se suma un aeropuerto que se está consolidando como el hub de las Américas, desde donde despegan vuelos directos a más de 20 ciudades de Estados Unidos. La actividad de este importante punto de conexión, está influyendo en la generación de más oportunidades para hacer negocios en Panamá.

Nito Cortizo asegura que hay oportunidades en el sector marítimo, logístico y portuario: “Tenemos que mirar hacia los mares, esa es una de nuestras fortalezas y hay que aprovecharla y potenciarla”.

Otro sector importante —dice— al que tiene que sacársele provecho es el Turismo. “Hay una ley que se acaba de pasar para promover el turismo, en donde se involucra a la empresa privada para darle sostenibilidad a los programas, que no sólo sean campañas de gobierno, sino que perduren en el tiempo y para eso hay que involucrar al sector privado”.

En el diagnóstico que hace el candidato, la nación panameña también tiene capacidad para impulsar la agroindustria. En este rubro, por ejemplo, se cuenta en la riviera del Canal con un parque de procesamiento de alimentos de más de 1,500 hectáreas, donde pueden instalarse compañías multinacionales de este ramo industrial.

Países como Chile ya analizan la manera de utilizar el Canal de Panamá como su hub de alimentos, en donde se procesarían y se sumaría valor agregado para después distribuir los productos desde este punto hacia el resto de Latinoamérica.

“En el caso de Panamá tenemos que ver la forma de aprovechar la infraestructura que posee para no ser únicamente un canal de transbordo de contenedores, sino que se convierta en un hub de valor agregado para nuestras materias primas y las de la región”, asegura Cortizo.

Otras dos áreas de oportunidad para atraer inversiones, que el candidato del PRD resalta, son la construcción de infraestructura pública, así como aprovechar los acuerdos comerciales que Panamá está firmando con China, los cuales abren la puerta para la llegada de inversiones y de compañías provenientes de la nación asiática.

En ese sentido, Panamá ofrece aún muchas oportunidades para construir carreteras, puentes y caminos que terminen de interconectar al interior del país con los distintos puntos de carga y descarga del Canal.

Una visión con estrella

Atraer esas inversiones, desde el punto de vista del candidato, está relacionado principalmente con dos asuntos: uno, facilitar la instalación de empresas privadas en el país, y dos, trabajar en la legalidad para erradicar actos de corrupción.

“En un gobierno de Nito Cortizo, empresas con la cultura de la corrupción no serán bien recibidas. Nosotros les damos la bienvenida a todas las inversiones buenas que llegan al país y serán recibidas con alfombra roja; aquí no será necesaria la coima [cohecho] para establecer negocios y generar empleos”, resalta. Lo anterior forma parte de su plan de gobierno que está basado en cuatro pilares: buen gobierno, estados de derecho, economía competitiva, y combate a la pobreza y la desigualdad; así como una estrella: la educación.

El impulso a la educación y el apoyo al emprendimiento serán los principales ejes del gobierno de Cortizo, pues está convencido de que la preparación de los panameños hará la diferencia competitiva en la región.

Para el candidato, cuando se habla de inversiones, la clave es tener un buen equipo que planifique y sea facilitador de la empresa privada. “Pero un buen gobierno es el que hace, pero no roba. Porque ese cuento de nuestros países de que ‘robó, pero hizo’, no tiene ningún sentido. Quien avala la corrupción está avalando que nos roben a todos, especialmente a los más necesitados. Eso no se puede permitir”.

Por esta razón también apuesta por garantizar el estado de derecho para que haya cero impunidad, independientemente de quién se trate: “Nuestro país no puede tener intocables”, asevera.

Sin embargo, la prioridad para el gobierno del otrora ministro de Desarrollo Agropecuario es la educación. Ésta, dice, es el principal nivelador de una sociedad. Por ello se requiere no sólo invertir en infraestructura para tener escuelas en buenas condiciones, sino también que se haga un esfuerzo en la formación de los docentes, quienes son el vínculo para enseñar a los alumnos no solamente a memorizar datos y hechos, sino a pensar, a trabajar en equipo y resolver problemas.

“Cuando logremos eso, vamos a tener muchos estudiantes involucrados en el tema del emprendimiento, que es el área en la cual debemos poner mayor atención”, asegura Cortizo. Su propuesta en este tema es impulsar el ecosistema emprendedor a través de incubadoras, en donde se acompañe a los jóvenes que tienen el interés de formar nuevas empresas, además de tener capital semilla para darles financiamiento.

Desde el punto de vista del candidato, es donde se tienen las mayores fallas, porque no solamente se trata de darles recursos económicos para empezar un negocio, sino también lo que van necesitando en el camino: “Muchos de los proyectos que pueden ser buenos terminan en frustración por falta de seguimiento”, comenta el candidato.

Parte de sus propuestas concretas incluyen la creación de un fondo denominado “innovatec”, el cual cada año brindaría el capital semilla y de riesgo para los 10 mejores proyectos de las universidades en ciencia, innovación y tecnología.

Un problema regional

El candidato perredista no puede dejar fuera la política exterior, aunque pareciera que su prioridad está más centrada en una mirada hacia el interior. Por ello, nombres como el de los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; de México, Andrés Manuel López Obrador o de Brasil, Jair Bolsonaro son temas que apenas quiere tocar durante la entrevista.

No obstante, señala que estará dispuesto a dialogar y trabajar con todos los mandatarios de la región que ofrezcan el mismo respeto que Panamá tiene por sus vecinos. En particular, de Trump mencionó que esperaría la oportunidad de visitar Washington en caso de ganar la presidencia, mientras que del presidente mexicano, refirió sentir un profundo respeto y admiración como hombre de Estado.

En cuanto a la inmigración, el cual siempre es un tema álgido en la relación Estados Unidos-México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica, no es algo en lo que busque ahondar demasiado. Si bien, reconoce que la migración es un tema en el que deberían participar todos los países del Istmo para encontrar soluciones, asegura que en el caso de Panamá, de existir un esfuerzo regional, su país sería partícipe. Pero también deja claro que eso no significa que su gobierno abriría sus fronteras para recibir a migrantes de otras latitudes: “Tenemos nuestros propios problemas que debemos resolver y no queremos traer más”, señala.

Respecto a la situación de Venezuela se pronuncia a favor de un diálogo. “Debemos buscar un diálogo sin corbata, sin el protocolo y con diplomacia para encontrar una solución pacífica.”

Con estos temas en su agenda, Cortizo dice que no ha pensado mucho, hasta ahora, en cómo despertará la mañana del 6 de mayo en caso de ganar los comicios: “Supongo que de ganar las elecciones, daré un mensaje rápido y un agradecimiento. Pero a partir de ese día, me convertiría en el primer obrero del país, porque el presidente de la república tiene que ser un obrero”.

 

Siguientes artículos

Cómo podría beneficiar a Guatemala el plan de inversión que pactan México y EU
Por

Por lo menos seis compromisos asumieron el Gobierno de México para brindar certeza a empresarios e inversionistas estado...