Por Joann Muller

Michael Horn, presidente y director ejecutivo del Grupo Volkswagen de América, deja la compañía “de común acuerdo”, según anunció el fabricante de automóviles.

La partida de Horn podría ser una señal de que el escándalo de las emisiones de diesel que ha sacudido al fabricante de automóviles alemán, empañado la reputación de una de las marcas alemanas más reconocidas del mundo y destruido 30% de su valor de mercado, ha alcanzado un punto crítico.

El CEO de Volkswagen Matthias Mueller dijo a los empleados en Alemania que el escándalo de las emisiones causaría un daño financiero “sustancial y doloroso” en el fabricante de automóviles, lo que ha retrasado la publicación de sus resultados anuales hasta el 28 de abril. El director de la compañía también advirtió a los trabajadores que podrían darse recortes substanciales de empleos, incluso en Estados Unidos, en función del tamaño de la multa prevista por parte del gobierno estadounidense. Mientras tanto, los fiscales alemanes dijeron que actualmente investigan a 17 empleados, y no 6 como se informó anteriormente, sobre su papel en la controversia.

PUBLICIDAD

Horn nunca estuvo implicado en el escándalo, y de hecho, fue clave en ayudar a VW a conducirse durante los primeros días de la crisis frente a una multitud hostil de periodistas el día después de que los cargos se hicieron públicos e hiciera su célebre declaración: “Lo hemos arruinado por completo.”

Incluso después de que el fabricante de automóviles colocó a un ejecutivo por encima de él para supervisar todo el negocio norteamericano de VW, los concesionarios de Estados Unidos presionaron con fuerza –y ganaron– para mantener a Horn a cargo de las operaciones del día a día.

Pero a medida que el fabricante de automóviles limpiaba la casa para recuperar su reputación, no tuvo más remedio que dejar ir a Horns. VW dijo que el veterano de 25 años abandonaría la compañía inmediatamente para perseguir otros intereses. Herbert Diess, CEO de la marca Volkswagen, alabó el carácter de Horn durante una temporada difícil. “Quiero decir personalmente ‘gracias’ a Michael Horn por el gran trabajo que ha hecho por la marca y con los distribuidores en Estados Unidos. Durante su paso por EU, Horn construyó una fuerte relación con nuestro cuerpo nacional de distribuidores y mostró un liderazgo ejemplar en los momentos difíciles de la marca.

Horn, de 54 años, dirigía la operación en Estados Unidos desde el arranque de 2014. Su puesto, al menos de manera provisional, será ocupado por Hinrich Woebcken, el jefe recién nombrado de las operaciones regionales de América del Norte de Volkswagen.

El Departamento de Justicia de EU ha demandado a VW por un máximo de 46 millones de dólares (mdd) por violar las leyes ambientales del país al manipular los vehículos Diesel con un software que les permitía pasar estrictas pruebas de emisiones a pesar de que la contaminación era mucho mayor en condiciones normales de conducción. Más de 500 demandas se contra la compañía han presentado en Estados Unidos, y VW aún tiene que encontrar una solución para casi 600,000 coches afectados en ese país. Las autoridades estadounidenses rechazaron su primera propuesta.

El escándalo de emisiones consiste en hasta 11 millones de automóviles diesel en todo el mundo. Los analistas han dicho que los daños totales, incluyendo multas regulatorias, litigios y retirada de vehículos, podría costar entre 5,000 y 50,000 mdd.

La compañía ya ha revisado sus objetivos de ganancias y reservó 7,500 mdd para cubrir el costo de las reparaciones.

La automotriz más grande de Europa emplea a más de 600,000 personas en alrededor de 120 fábricas en todo el mundo, incluyendo 270,000 en Alemania.

 

Siguientes artículos

Empresas de Slim compran más de 209 mdd en acciones de América Móvil
Por

Inversora Carso adquirió 348.9 millones de acciones tipo L de América Móvil.