Decir que Michoacán se está ‘balcanizando’ es reducir la explicación del conflicto de violencia que se vive en ese estado a un simple adjetivo.

 

 

 

La presencia de México en el plano internacional es necesaria para conseguir diversificar nuestras exportaciones, de ahí que las recientes visitas del presidente Enrique Peña Nieto al Foro Económico Mundial de Davos y a la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) sean de interés, aunque aparenten no ser trascendentales.

Con estas giras no se descuida ni la relación vigente con nuestros socios comerciales y socios naturales del continente americano, y sí en cambio se emite una percepción positiva para socios potenciales, aquellos que por diversas razones se niegan a comercializar o invertir en México.

Un tema que empañó la retórica discursiva alentadora de Peña Nieto en Davos fueron los señalamientos en materia de seguridad, donde el argumento de que “la violencia en el país se ha acentuado, sin embargo, no es un problema privativo del país, sino una situación que prevalece en toda América Latina”, es una frase desafortunada que se responde con el refrán “mal de todos, consuelo de tontos”.

Si bien es cierto que los países en el mundo enfrentan situaciones de diversa índole, resulta temerario querer generalizar la problemática mexicana con otros países, pues los componentes de los conflictos nacen a la luz de circunstancias específicas.

El crimen organizado y la fragmentación de cárteles en nuestro territorio ha llevado a su desplazamiento incontrolable y nacimiento de grupos de autodefensas, donde el ejecutivo justificó la existencia de las autodefensas, cuando Klaus Schwab, presidente y fundador del Foro, le cuestionó en temas de inseguridad y nacimiento de las autodefensas, a lo cual Peña Nieto contradijo a su ex asesor en materia de seguridad, el general Óscar Naranjo, pues antes de dejar esta posición y ante las acusaciones de la izquierda mexicana sobre su colaboración en armar a los grupos de autodefensas, éste señaló en entrevista con El País: “Desde el primer momento en que llegué, señalando que el reto y el desafío más grande para México era contener una indignación ciudadana que podía transformarse en una indignación armada para defenderse frente a una cierta incapacidad del Estado para proteger a los ciudadanos” (Citado por Agencia Quadratín).

El comentario se hace extensivo a aquellas voces que señalan que Michoacán se está “balcanizado”. Nuevamente el origen del conflicto es diverso aunque en pobreza ambos territorios se asemejan.

A decir del historiador Jorge A. Oliva Agonizantes, del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, las diferencias entre uno y otro conflicto derivan de  que “la Balcanización es definida por la Real Academia Española como la “desmembración de un país en territorios o comunidades enfrentados” y dicho término en Michoacán, de acuerdo con lo escrito en Transición por Carlos Ramírez, es “una avanzada de la declaración de autonomía de zonas municipales”. Por tanto, una diferencia es que dentro de Yugoslavia las principales causas fueron las desigualdades étnico-religiosas y en Michoacán ha sido, de acuerdo con Ramírez, “la creación de un grupo armado local dependiente más de bandas criminales que de la población civil”. Otra diferencia citada por Oliva, se encuentra en la figura del poder político: “Yugoslavia tenía a Josip Broz ‘Tito’ como gran estadista, líder de un Estado fuerte y no un Estado carente de acciones ante la grave situación. Con un gobierno estatal sin iniciativa para incentivar la movilización de la mano de obra, la educación y la seguridad; que significa una de las principales demandas sociales.”

Por lo anterior, cada fenómeno social debe ser visto a la luz de tiempo y circunstancias específicos. El análisis de éstos va más allá de la simple visión reduccionista de un vocablo, deben prevalecer las investigaciones de los conflictos de esta naturaleza, y no sólo los adjetivos.

 

 

Contacto:

Twitter: @ilrodrig

e-mail: [email protected] [email protected]

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Inundado por la Información?
Por

En un mundo donde todos necesitamos información, pero nadie puede encontrarla fácilmente, se puede hacer negocio al sele...