Un estudio del Banco de México sobre las condiciones del crédito a Pymes arroja que las microempresas pagan créditos 3% más caros en comparación con las empresas medianas; además, evidencia que los modelos de otorgamiento aún tienen áreas de mejora.

 

Las empresas más pequeñas del país se mantienen en desventaja en cuanto al acceso a financiamiento. Un reporte realizado por el Banco de México (Banxico) arroja que las condiciones de crédito para empresas micro y pequeñas son menos favorables que para las medianas, pues las primeras pagan tasas de interés promedio tres puntos porcentuales más elevados que las segundas y este efecto permanece aun cuando la tasa se ajusta por el riesgo.

“Las micro y pequeñas empresas presentan indicadores de movilidad inferiores a los correspondientes a las medianas y grandes”, apunta un comunicado de prensa difundido por el banco central.

PUBLICIDAD

Actualmente, son 32 bancos y al menos 329 intermediarios financieros no bancarios los que ofrecen crédito a las Pequeñas y Medianas Empresas del país (Pymes).

Entre 2009 y 2014, el crédito creció a una tasa promedio anual de 12% para atender a un total de 303,000 empresas.

La tasa de interés promedio ponderado en crédito a Pymes se redujo de 13.74 a 11.34%.

Banxico destaca como un foco de atención “los oferentes de crédito a micro y pequeña empresa no se disputan a los clientes de manera intensa”.

 

Pymes, clientes ‘dificiles’

Entre los resultados del análisis también destaca que las características de las empresas dificultan el otorgamiento de mayores financiamientos pues:

  1. El monto de los créditos solicitados muchas veces es muy bajo y no compensan el costo fijo de evaluación.
  2. Hay un problema de asimetría de información que caracteriza a los mercados de crédito, que se agudiza en el caso de las Pymes.

En general, los oferentes de crédito han desarrollado dos modelos básicos de otorgamiento: el primero tiene que ver con el aprovechamiento de las economías de escala y alcance que se logra a través de la provisión de múltiples servicios financieros a las Pymes, utiliza modelos paramétricos que reducen el costo del análisis crediticio echando mano de información generada, entre otros, en la provisión de otros servicios, este, según el Banco de México, permite una oferta masiva de crédito.

El segundo modelo está relacionado con evaluación de crédito tradicional, que presenta costos unitarios elevados de identificación de clientes, promoción y otorgamiento; los créditos otorgados bajo este esquema son de montos mayores. “El número de intermediarios que aplica este segundo modelo es amplio pero de una escala relativamente pequeña”, apunta.

 

Las claves para mejorar

Banxico señala cinco puntos clave para tener una mejora en las condiciones de competencia en la provisión de crédito a las micro y pequeñas empresas:

  1. Completar las bases de datos y mejorar aún más la calidad de la información disponible de las Sociedades de Información Crediticia (SIC) para evaluar el riesgo de crédito de las Pymes.
  2. Mejorar la oferta de servicios de valor agregado de las diferentes empresas que fungen como buró de historiales crediticios.
  3. Nafin deberá aprovechar promover la diversificación de fuentes de financiamiento de los intermediarios que carecen de infraestructura.
  4. Banxico propone establecer mecanismos de asignación de garantías de Nacional Financiera (Nafin) que partan de una evaluación del riesgo de cada Pyme.
  5. Dar seguimiento al impacto y promover el acogimiento de las Pymes a la regulación emitida por la Condusef que permite que el banco receptor se encargue de todos los trámites de cancelación del crédito contratado con el banco originador en caso de movilidad de créditos.

 

Siguientes artículos

Profeco publica más de 500,000 quejas de consumidores
Por

La semana pasada, la Profeco detalló que las empresas Comisión Federal de Electricidad (CFE), Nextel, Telcel, Iusacell,...