Miguel Herrera y el ‘autopuñetazo’ que le costó 2.7 mdd al año

El adiós de Miguel, 'El Piojo', Herrera (Reuters).

El aún presidente de la Liga MX, Decio de María, oficializó la destitución de Miguel Herrera como técnico de la Selección Mexicana de futbol, tras su agresión al narrador televisivo Christian Martinolli. Con esto, el estratega que logró rescatar al Tri de las ruinas para llevarlo al Mundial de Brasil 2014 dejará de ganar su salario nominal de 2.7 mdd anuales.

 

El carismático Miguel Herrera se autosaboteó por no saber controlar su ira. En realidad no golpeó a uno de sus críticos de la TV, se vapuleó él mismo.

La tarde de este martes 28 de julio, en una evidente asunción prematura de su cargo como presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), situación programada para cuatro días después, el directivo recibió en su casa a colaboradores para decidir formalmente el cese del ‘Piojo’ por faltar de forma grave el Código de Ética del organismo.

“Fue una decisión compleja que muestra lo que somos y lo que debemos ser”, dijo Decio en una conferencia de prensa improvisada en las oficinas de la FMF y que duró 40 minutos.

Los artículos en los que se basa De María para tomar la decisión de despedir a Herrera son dos:

“Artículo 12: Los integrantes de la FMF, afiliados y terceros involucrados, están obligados a dirigirse con respeto hacia los medios de comunicación, proporcionando siempre información clara y veraz en apego a las normas vigentes.”

“Artículo 11: La imagen y reputación de la FMF, de sus afiliados y de sus integrantes, es responsabilidad de todos los que integran el futbol federado, por lo que es una obligación individual el dirigirse y desempeñarse en todas sus actividades, ya sea particulares o profesionales, con la debida probidad y respeto, así como evitar incurrir en conductas que vayan en detrimento del deporte, sus organismos, el fair play y el juego limpio (sic.).”

 

Nada le deben

En vista de tantos entrenadores fichados y despedidos muchas veces en los últimos años, en esta ocasión la FMF tuvo cuidado en la “letra pequeña” para condicionar cualquier tipo de rescisión sin indemnización, siempre y cuando concluyera de manera natural cada etapa incluida durante el periodo hacia el Mundial de Rusia 2018.

Justo al nombrar a Herrera como técnico nacional el 20 de octubre de 2013, la FMF estelarizó un desfile de cuatro timoneles en 45 días, considerando la salida de José Manuel ‘Chepo’ de la Torre, más los interinatos de Luis Fernando ‘Flaco’ Tena y Víctor Manuel Vucetich. El ‘Piojo’ también fungió como interino hasta clasificar en el Repechaje contra Nueva Zelanda y se le extendió un contrato provisional hasta el Mundial 2014, que luego le ratificaron para el siguiente ciclo.

A diferencia de sus antecesores, que lograron contratos de cuatro años, en esta ocasión se firmó en base a resultados y por etapas, es decir, luego de cada fase cumplida habría una renovación automática, si ambas partes estaban de acuerdo en seguir, como un precontrato de confianza hasta llegar al cuatrienio. Por lo tanto, no habrá ninguna indemnización por terminar esta relación de trabajo.

De acuerdo a lo anterior, Herrera recibirá su finiquito para completar uno poco más de los 2.7 millones de dólares, por los 10 días proporcionales extra que corrieron hasta lograr la Copa Oro.

 

La marca manda

Un error como el que tuvo Herrera al agredir a un narrador de televisión no pudo pasarse por alto porque nunca se trató de un pleito entre particulares y fuera del terreno de juego.

Además, asumir cargos en una organización que tiene como característica una identidad de representación nacional adquiere también la carga de valores que permea a todos sus miembros. Por el simple hecho de pertenecer asumen como propios estos valores y sus conductas al respecto se vuelven vehículos de marca.

Herrera faltó al Código de Ética de la FMF y no sólo por agredir en específico a un informador profesional.

Olvídate, estimado lector, de la empresa que representa Martinolli, no viene al caso. También hay que dejar de lado las causas que originaron la molestia del técnico para fines de su cese. Se trata de analizar el caso desde la óptica del representante de una Federación y el técnico de una Selección Mexicana.

Una conducta violenta expresada desde los que deben predicar con el ejemplo siempre será un asunto inadmisible.

Lo de Martinolli y su estilo para comentar es otra cosa, que no resulta pertinente ahora comentar. Tampoco es que los periodistas tomen bandera por la agresión como si fuera en carne propia, eso también es una exageración irracional. Acá el coco es otro, por ahora.

Miguel Herrera no sólo desquitó su coraje, llevó en el baile de su ira a toda una representación. Ese puñetazo pudo ser contra cualquier persona, no necesariamente una persona mediática, y el error sigue siendo el mismo.

Un técnico nacional posee la investidura de una figura pública que resulta un ejemplo e inspiración para la gente. Atenta en ese momento

También falla la FMF por no proteger a su personaje vehículo de marca, a sabiendas de que se trataba de un estratega con cualidades de coach futbolístico, pero que siempre tuvo problemas de personalidad, con muchos antecedentes de violencia desde su época como jugador del Tri, con escenas como aquella en la que pateó a un aficionado.

Hay un problema de inteligencia emocional de Herrera, pero también una deficiente educación empresarial en el departamento de la FMF encargado de contratar perfiles de personal para esos importantes cargos. Acá la pregunta inmediata brota: ¿Dónde estuvo el departamento de recursos humanos para advertir que esto podría suceder en cualquier nuevo momento? Si se jugaban el riesgo de emplear a Miguel por su valía como técnico, ¿cómo podrían ‘blindar’ a una persona con estas características? En un principio le pusieron a Ricardo Peláez, pero después Héctor González Iñárritu no fue un contrapeso funcional.

Además, es la cabeza de toda una serie de jugadores que deben respetar la entidad de la institución que defienden. Visto de esa manera, un técnico del Tri adquiere responsabilidades como la de un funcionario público.

La Selección Mexicana es el producto más importante de la FMF que factura en sus arcas 250 millones de dólares en cada ciclo mundialista y una marca poderosa, muy superior a la que la posee, porque se trata de una lovemark. Hay mucho de por medio, valores y dinero.

Aparte de su autopuñetazo, echan al ‘Piojo’ Herrera los patrocinadores estelares que no desean tener entre su expresión publicitaria gente que vaya contra los valores que los hacen importantes en la preferencia del público.

“Nuestra familia (del futbol, entiéndase industria) merece unas figuras íntegras, contratos con derecho y obligaciones. En nuestra industria los partidos nunca terminan y eso lo sabemos todos los que somos figuras públicas”, acotó Decio.

Sobre las libertades que tendrá el próximo técnico nacional —aún no lo tienen decidido hasta este 28 de julio— en el plano comercial, donde en apariencia Herrera se manejaba como pez en el agua porque ganaba mucho dinero por contratos personales, De María fue prudente:

“Cada contrato que tenemos con nuestros patrocinadores incluye derechos y obligaciones. Mientras eso se cumpla entre todos los que integramos este grupo, no tengo problema.”

 

Los malos ‘piquetes’

Herrera ya ‘debía muchas’, pues sus fallas fueron increíblemente acumuladas en un desplome vertiginoso de las últimas semanas.

Primero faltó a la veda dictada por el Instituto Nacional de Electoral, en la jornada del 7 de junio, donde ningún personaje público debía manifestar sus preferencias partidistas o participar en campañas proselitistas y él lo hizo abiertamente sin medir que, aparte de un técnico de futbol, era el líder de un equipo con representación nacional.

Sus tuits a favor del Partido Verde Ecologista de México y usando su investidura como director técnico del Tri al emplear el doble sentido con “los verdes sí cumplen”, fue una clara violación al Código de Ética de la FMF, que en su Artículo 12 dice: “Los integrantes de la Femexfut, afiliados y terceros involucrados, están obligados a dirigirse con respeto a los medios de comunicación, proporcionando siempre información clara y veraz en apego a las normas vigentes.”

También violó, en este caso, el mencionado Artículo 13, que señala: “Los sujetos a este Código deberán observar un comportamiento responsable al publicar o difundir noticias o cualquier contenido en medios de comunicación y redes sociales.”

Las sanciones que se pueden imponer por el incumplimiento al presente Código de Ética son: advertencia; amonestación; suspensión temporal; exclusión; multa y/o servicio comunitario.

La cifra extraoficial manejada desde el PVEM fue que a los ‘peces gordos’ de la opinión pública les ofrecieron 200,000 pesos por un par de tuits.

Fueron emulados casi de inmediato por sus seleccionados Marco Fabián y Oribe Peralta, con mensajes similares en el microblogging, con la agraviante de que el mismo día jugaban contra Brasil, de preparación para la Copa América.

El director de selecciones nacionales, Héctor González Iñárritu, confirmó que tanto el director de la selección mexicana y los dos jugadores serán sancionados con multas económicas que rondan entre los 1,500 y los 2,000 salarios mínimos (entre 105,150 pesos y 140,200 pesos).

Total, que este triste suceso debe servir para poner las barbas a remojar y exigir mejores estructuras profesionales en todos los niveles.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @HectorQuispe

LinkedIn: Héctor Quispe

Facebook: hector.quispe

Página personal: HectorQuispe