Frente a  generaciones anteriores, el poder adquisitivo de los Millennials tiende a ser menor: prefieren invertir su capital en tecnología y  viajes antes que en un vehículo.

 

 

Durante el 2005  se impulsó una reforma para que los autos importados de Estados Unidos pudieran legalizarse en México. Esto desencadenó la creencia de que la legalización excesiva de vehículos foráneos frenaría la venta de automóviles nuevos comercializados en México. Pero el sector automotriz desacelera.

“No existe una relación directa entre venta de nuevos y de importados. En otras palabras: en años donde la venta de importados ha crecido, la venta de autos nuevos no ha disminuido significativamente”, comenta Edmundo Montaño, CEO del portal de autos Carmudi en un comunicado.

En 2006, se vendieron 1.5 millones de autos importados contra 1.14 millones autos nuevos. En 2009, ingresaron 273,000 importados por 755,000 autos nuevos vendidos y en 2013 la economía repuntó, y tanto las ventas de autos nuevos como las de los importados crecieron en tasas porcentuales muy similares, con 568,000 autos importados por 1’063,000 autos nuevos vendidos según la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz).

Una de las principales hipótesis es que la industria sufre bajas en sus ventas debido al cambio generacional, entre lo que se  conoce como generación X  y la generación Y o Millennial.

Conocidos como la generación “Peter Pan” por aplazar las decisiones y comportamientos relacionados a la vida adulta, como formar una familia, adquirir una vivienda o comprar un auto, hasta pasados de los 30 años de edad. Frente a  generaciones anteriores, el poder adquisitivo de los Millennials tiende a ser menor. Y prefieren invertir su capital en dispositivos tecnológicos y  viajes antes que en un vehículo, dijo.

Los Millennials suelen vivir en ciudades, donde cada vez es más problemático y costoso tener un auto. Los altos precios de combustible, la búsqueda y pago de estacionamientos, y las normas de verificación cada vez más estrictas causan que opten por medios de transporte alternos como la bicicleta, la motocicleta e incluso alternativas compartidas, como el programa de ecobici o el transporte particular compartido, habilitado por empresas como Tripda.

Aunque no hay fechas precisas de cuándo la generación empieza y termina, investigadores de mercado utilizan rangos de entre inicios de los años 80 hasta principios del 2000.

Carmodi recomienda en el documento que para repuntar la venta de autos nuevos, las automotrices y financieras deben adaptarse a la nueva era con cambios más agresivos. Principalmente, bajando las tasas de interés en los créditos automotrices y diseñando automóviles que ofrezcan cabalmente todo lo que un Millennial desea: bajo costo, versatilidad, economía de combustible, excelente desempeño y conectividad con las nuevas tecnologías de navegación e información.

 

Siguientes artículos

Fin de QE pega a Wall Street al cierre
Por

El índice Standard and Poor’s  500 bajó 0.14%, por lo que se ubicó en las 1,982.30 unidades; mientras que el Nasda...