Vivimos en un mundo acelerado y VUCA. Volátil, incierto, complejo y ambiguo. VUCA – por sus siglas en inglés – describe el mundo de ahora donde vivimos, desarrollamos negocios y relacionamos con clientes. Aunque el término VUCA es de origen militar, ahora se usa en el ámbito de estrategia de negocios. 

En los negocios y nuestras vidas personales los seres humanos suelen ser parciales a la acción, a movernos, a ser proactivos, a “hacer algo” cuando nos enfrentamos con la adversidad o los desafíos. Tal vez trabajamos más horas o buscamos un cambio drástico; tal vez contratamos un experto externo para solucionar el problema sin consultar con los empleados al “frente de batalla”.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

A veces estas acciones son contraproducentes porque no validan la experticia que tenemos dentro de la organización y nos causan cansancio mental o físico, impidiendo reflexión y oportunidades de mejoras importantes en procesos. Una persona u organización debería tener momentos para reflexión, aprendizaje y rejuvenecimiento para poder colaborar en la creación de mejores (e innovadores) productos, servicios o proyectos.

Harvard Business Review ofrece un ejemplo interesante relacionado con el fútbol. De acuerdo a un estudio en “Why Organisations Don’t Learn”, los arqueros que se quedan en el centro del arco, sin lanzarse a la izquierda o derecha, logran mejores resultados: tienen 33.3% de probabilidad de detener la pelota. Sin embargo, los arqueros solo se quedan en el centro del arco 6.3% del tiempo porque, según el artículo, se ve y se siente mejor el haber perdido la pelota “en movimiento” que quedándose fijos en un lugar.

Puede ser más fácil en el corto plazo tener un horario de trabajo donde no existe tiempo para la reflexión o buscar a los expertos para soluciones rápidas.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

En nuestras vidas personales hablamos de “mindfulness” y vivir en el momento actual sin multitasking o distracciones mentales. Si queremos mejorar continuamente, analizamos donde hay oportunidades para reflexionar como personas y organizaciones. Esto puede significar redefinir experticia, validar la experiencia de empleados (o nosotros mismos), buscar aprender de todo y todos y finalmente, tener espacios físicos y mentales para la reflexión. Así podemos aprender cómo aprender y sacar provecho de conexiones inesperadas entre áreas, personas, proyectos, mercados y productos.

Suscríbete a Forbes México 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ClarkEsther

Blog: Hipona Consulting

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

CFE REFORMA ELÉCTRICA
El PRI y el riesgo de una descarga eléctrica
Por

Las ambigüedades le pueden salir caras al PRI y más en un contexto en que no encuentra su lugar y se debate entre la res...