La calificadora Fitch Ratings ratificó la calificación de largo plazo en escala nacional de Veracruz en ‘BBB+(mex)’, informó el gobierno de dicho estado.

“La calificación de la calidad crediticia del Estado de Veracruz deriva de una evaluación de la sostenibilidad de deuda de ‘aa’. También considera evaluación con entidades pares como los estados de Coahuila, Sonora, Colima y Chihuahua”, dijo la calificadora de acuerdo con el estado.

En el comunicado emitido por la empresa calificadora, agregó el gobierno veracruzano, se estimó que esta mejora en la calificación de la entidad se debe a una disminución en la deuda pública, un incremento en los ingresos propios y de participaciones federales, además de que se ha contenido el gasto público y se mantienen los gastos operativos.

Asimismo, la razón de repago del Gobierno de Veracruz será ligeramente mayor que 5x y la cobertura real mínima del servicio de deuda 1.1x en el periodo proyectado de 2021 a 2025, como resultado de márgenes operativos estables y adecuados generados entre 2016 y 2020, y la tendencia a la baja en el apalancamiento financiero a corto plazo.

La entidad veracruzana posee tres puertos de altura (Veracruz, Tuxpan [BBB-(mex)] y Coatzacoalcos [BB-(mex)]), los cuales le otorgan una posición privilegiada en materia de comercio exterior. La economía estatal se diversifica en metalmecánica, agroindustrial, bioquímica, minería, turismo, petróleo, gas y petroquímica, siendo la quinta economía más importante del país.

La calificadora destacó que en 2020 la economía local tuvo una contracción de 6.3% derivado de la contingencia sanitaria; pese a ello, Veracruz es considerado un gobierno tipo B, debido a que cubre su servicio de deuda con su flujo anual de efectivo.

Al emitir los índices clave de calificación, Fitch Ratings explicó que en Veracruz el perfil de riesgo refleja una combinación de tres factores clave de riesgo en ‘rango medio’: la solidez de los ingresos; la sostenibilidad de los gastos y la flexibilidad de los pasivos y liquidez; y el ‘más débil’ que es la adaptabilidad de los ingresos y los gastos, así como la solidez de los pasivos y la liquidez.

En cuanto a los ingresos, que reflejan la solidez de la entidad, le dio el ‘rango medio’: Los ingresos operativos están relacionados estrechamente con el desempeño de las transferencias provenientes de un soberano calificado en BBB- en escala internacional cuya evolución ha sido estable y predecible.

“Las transferencias recibidas para gasto operativo se contrajeron 2.4% en 2020 debido a que una proporción importante de recursos por aportaciones federales y convenios se redireccionó a gasto de capital.

“Las transferencias federales no etiquetadas incrementaron 2.6% gracias a la recepción de 4 mil 662.9 millones de pesos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) y los incentivos económicos de colaboración administrativa”, señala.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Además, la recaudación de impuestos del Estado ha sido sólida, particularmente la del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal.

En 2020 dicha recaudación aumentó marginalmente a pesar del impacto económico de la pandemia. Entre 2016 y 2020 los impuestos han crecido en 5.3% y han representado 4.5% de los ingresos, informó Fitch Ratings.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

General Motors
GM extiende suspensión de producción de Blazer en México
Por

El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos agregó que la operación se reanudará el lunes en su planta de ensam...