Moody’s subió la calificación crediticia de El Salvador, debido a que pasó a “B3” desde “Caa1” con perspectiva estable debido a la reducción de los riesgos de liquidez gubernamental.

La calificadora reconoció los acuerdos políticos al interior de la Asamblea Legislativa alcanzados el año pasado, que permitieron aprobar el financiamiento de deuda de largo plazo del gobierno y la reforma de pensiones.

Asimismo, Moody’s destacó que la Asamblea Legislativa aprobó un financiamiento de largo plazo por 350.1 millones de dólares (mdd) para cubrir las necesidades del gobierno este año, en línea con la aprobación del presupuesto de 5,500 mdd el pasado mes de enero.

Puedes leer:  Dubái, un nuevo mercado para la piña de Panamá

PUBLICIDAD

“Adicionalmente, y contrario a lo que se había observado en años pasados, el presupuesto 2018 no subestima el gasto ni excluye cuentas de ingresos y gastos, e incorpora necesidades de financiamiento que son realistas”, apuntó la firma en un comunicado.

Moody’s argumentó que a pesar de que el país se encuentra en medio de una campaña electoral legislativa, el ambiente político de El Salvador es de una menor confrontación que en el pasado reciente y que los puntos de vista del gobierno y la oposición en relación al manejo fiscal y de deuda están mucho más alineados.

La agencia destacó en ese sentido los acuerdos logrados en torno a la reforma de pensiones (septiembre 2017), la emisión de deuda de largo plazo (octubre de 2017), y la aprobación del presupuesto y su financiamiento (enero de 2018).

 

Siguientes artículos

MWC | ZTE sube de nivel su gama media con el Blade V9
Por

Éste es un teléfono inteligente con pantalla de 5.7 pulgadas, cámara dual y sensor de huella digital que llegará a Méxic...