Un infarto fulminante puede cortar de tajo los ambiciosos planes de cualquiera. Pero sin ser catastrofistas, sí conviene tener presentes dos cosas:

  1. Conforme la población aumenta de edad, se incrementan también los riesgos de decesos.
  2. Morir intestado representa una doble pérdida para tus seres queridos: la humana y la económica… Al menos esta última podría ser evitable si se toman sencillas precauciones.

Cuando alguien fallece, no hay nota firmada, grabación o dedicatoria que valga para aclarar cuentas si la voluntad final no se tramitó como un testamento notariado. No importa si son pocos o muchos bienes, ahorros o incluso deudas lo que va a heredarse. Morir intestado podría costarle a los sobrevivientes al menos 12,000 pesos por gastos de abogados, más los meses del proceso en un juzgado de lo familiar, en caso de ser parientes; eso, sin contar el avalúo de los bienes, y el desgaste emocional de los conflictos.

 

Líbrate de un problema eterno por menos de 2,000 pesos

PUBLICIDAD

Tramitar un testamento en México cuesta de 3,000 a 3,800 pesos en la capital y hasta 2,500 en el interior de la República, según cada estado. El precio no tiene nada qué ver con los bienes a heredar, y ni siquiera tienes que tenerlos “enlistados” o asegurados.

¿Lo mejor? Cada septiembre puedes tramitar tu testamento con el 50% de descuento. Ello, debido a un acuerdo entre la Secretaría de Gobernación y los gobiernos estatales, junto con el Colegio Nacional del Notariado Mexicano (CNNM).

La promoción consiste en que los notarios de todo el país bajan sus honorarios hasta la mitad de lo normal para favorecer que más personas realicen el trámite.

¿Ya tienes un ahorro en el banco, un pequeño patrimonio o bien te convertiste en cabeza de familia? Haz tu testamento. A mejor edad, es más sencillo y económico el trámite:

  • Cotizas y comparas precios en notarías públicas. Eliges una.
  • Acudes con identificación oficial, pagas los servicios.
  • Contestas una breve entrevista con el notario, y esperas el plazo que te señale para recoger tu trámite.

Recuerda que matrimonios por sociedad conyugal o bienes mancomunados deberán realizar su testamento de forma simultánea para evitar confusión dentro de sus voluntades.

 

Ve pensando en tu “testamento” digital

Cuando una persona fallece actualmente, también cabe preguntarse ¿qué pasa con su “vida” digital? ¿Hay que cerrar su cuenta de Facebook? ¿Cómo desvincular servicios asociados a internet? ¿Qué hacer con los archivos de tu computadora? Como no existe una legislación específica para indicar qué debe hacerse exactamente con los ‘bienes digitales’ de una persona fallecida, podemos enfrentar el grave dilema de no saber cómo acceder a sus claves de cuentas y plataformas virtuales, en caso de necesitar información urgente.

Suena inverosímil y hasta trivial, pero una persona que fallece sin dejar previsto un respaldo digital de lo más relevante que contiene su computadora personal, podría ocasionar varios problemas a sus seres cercanos en el corto y mediano plazo. Buena parte de nuestra vida ya se encuentra en la nube o colgada de internet, así que es fundamental prepararse también en este terreno para lidiar eventualmente con la muerte.

“¿Qué le pasa a tu contenido online cuando mueres” (What happens to your online content after you die?) es el asunto que trata a profundidad Digital Beyond, una empresa de desarrollo web que ofrece asesoría para que las personas puedan prever qué se hará con su información relevante al momento de fallecer. En su blog orienta sobre la importancia de pensar en la vida digital que tenemos y lo que ocurrirá con ella cuando lleguemos a faltar.

Las cuentas de Facebook y Google ofrecen la opción de “solicitud relacionada con la cuenta de un usuario fallecido”. Es gratis, pero sólo permite contactar a los administradores para exponer el caso y llegar a una resolución tras analizar cada caso.

Google se apega a sus políticas: “es posible proporcionar contenido de la cuenta de dicha persona en determinadas circunstancias. En todo caso, nuestra responsabilidad principal es hacer que la información de nuestros usuarios permanezca segura, a salvo y privada. No podemos proporcionar contraseñas ni otros datos de inicio de sesión”.

A su vez, Facebook brinda la posibilidad de cambiar la modalidad de la cuenta personal a una conmemorativa, pero tampoco permite recuperar información de los mensajes.

Datos financieros, carpetas, archivos y correos electrónicos, colecciones de fotografías, documentos, música y video, ¿qué precio le pones a esa información tuya?, ¿en manos de quién te gustaría que quedara? ¿A quién le resultará de valor cuando tú no estés? No dejes esta parte de tu existencia al destino.

En Estados Unidos hay empresas que acompañan este servicio de “resguardo” de contraseñas en caso de fallecimiento. No obstante, se trata de un tema delicado por seguridad. En México será importante que conforme los millennials se acerquen a la curva de madurez y envejecimiento consideren esta previsión entre sus prioridades de vida… y de muerte.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México está preparado para la crisis: Gonzalo Robina
Por

Para el director general adjunto de Fibra Uno, la inestabilidad no deberá impactar en México sosteniendo bases macroecon...