La firma de abogados en Panamá, Mossack Fonseca, advirtió que iniciaría acciones legales si el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés) libera documentos conocidos como Panama Papers, sobre evasión de impuestos que involucra a políticos, empresarios y personas públicas de las más altas esferas sociales.

Este jueves 5 de may0, la empresa envió una carta cease and desist —cese y desista (término legal para una solicitud antes de tomar acciones legales)—  al ICIJ para que no haga pública la información en su poder.

“Debido a la forma en que los medios de comunicación se han alimentado de la información robada de nuestro sistema, con el fin de difundir noticias fuera de contexto y afectar nuestra reputación, nos hemos visto obligados a tomar acciones más fuertes”, dijo Mossack Fonseca en un comunicado.

PUBLICIDAD

La firma alegó en el documento que no “es común” para el grupo tomar esta clase de acciones con grupos mediáticos.

“Esperamos que la polémica no nos arrastre hacia futuras acciones legales”, puntualizó la firma de origen panameña.

Después de una investigación de un año, el ICIJ y 100 medios asociados de todo el mundo, comenzaron a publicar una serie de artículos sobre la base de los Panama Papers, que implicó la filtración de 11.5 millones de archivos, incluyendo correos electrónicos, facturas y registros bancarios.

La fuga proviene de un bufete de abogados en Panamá que presuntamente es una de las más grandes creadoras de empresas fantasma del mundo.

De acuerdo con ICIJ, los archivos abarcan décadas, de 1977 a diciembre de 2015, e incluyen detalles sobre 214,000 entidades offshore con enlaces a 140 políticos, incluido el presidente de Argentina, el primer ministro de Islandia y el rey de Arabia Saudita. También cuenta con detalles de al menos 33 personas y compañías en la lista negra de Estados Unidos, entre ellos narcotraficantes mexicanos y organizaciones terroristas.

Una de los efectos más significativos después de la liberación de algunos documentos fue la renuncia del primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, tras ser cuestionado sobre si era propietario de una sociedad de Islas Vírgenes Británicas llamada Wintris, que tenía casi 4 millones de dólares en bonos en los tres principales bancos islandeses, que se hundieron en la crisis de 2008.

En México, algunos empresarios y ex funcionarios involucrados en los Panama Papers repatriaron 170 millones de pesos, después de que se les inició una investigación, de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Otros negaron haber violado la ley, como el empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego , según dijo la directora de prensa de Grupo Salinas, Magdalena Fueyo en un correo electrónico a Forbes, tras haber sido involucrado en la creación de empresas en paraísos fiscales para comprar piezas de arte.

 

Siguientes artículos

Peña Nieto y Obama discuten combate a la heroína
Por

El presidente de México y Estados Unidos hablaron sobre colaborar en la reducción de producción y consumo de heroína....