Antes de compartir el poder, las mujeres en México se encuentran en la situación de exigir y conseguir ese mismo poder para emparejar la cancha de juego. Lograrlo, sin embargo, no se trata sólo de nivelar el terreno frente a los hombres, sino también entre las propias mujeres, ya que se dividen en aquellas que viven en un entorno de empoderamiento y otras en un marco de indefensión.

Así lo consideraron  la politóloga Denise Dresser, la ministra Margarita Luna Ramo y la secretaria capitalina Patricia Mercado, durante la mesa “Compartir el poder”, llevada a cabo en el Foro Forbes Mujeres Poderosas Liderazgo 3.0.

Durante este espacio de debate, la académica Denise Dresser destacó que las mujeres se enfrentan hoy a un entorno de agresión, violencia y acoso, pero hay algunas que hacen frente a esto desde un espacio de privilegios y de empoderamiento, mientras que muchas que lo enfrentan desde la pobreza y la indefensión.

“No se trata de compartir el poder, sino de exigirlo para nivelar un terreno de juego que no es parejo para las mujeres. Necesitamos empezar a exigir lo básico, que es que la mujer tenga los mismos derechos que el hombre sentado al lado, empezar a exigir para nuestras hijas lo que no tuvimos para nosotras”, destacó.

PUBLICIDAD

Mujeres, el poder es sobre sí mismas

A su vez, la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Margarita Luna Ramos, hizo hincapié en que el empoderamiento no debe verse solo desde un punto de vista individual, sino de la sociedad para poder vivir bajo una justicia social en un país cuya cultura, tradiciones e idiosincrasia no son fáciles de borrar.

Explicó que las mujeres deben entender que empoderarse se trata de tener poder sobre una misma, no sobre los hombres, de enseñar a sus hijos una cultura de igualdad. Cuando  no se hace, las madres están fallando al educarlos con la misma cultura que busca combatir.

“Debemos empezar por respetarnos a nosotras mismas y salir adelante por nuestras propias decisiones. Cuando lo tengamos podremos empezar a pensar en compartir el poder”, precisó.

Compartir las oportunidades

Mientras tanto, Patricia Mercado, secretaria de Gobierno de la CDMX, destacó que actualmente no se puede hablar de compartir el poder, ya que si bien es una mayoría poblacional, representa una minoría política, y antes de eso hombres y mujeres deben comenzar a compartir las visiones de lo que quieren para sus familias y para su futuro.

“Las mujeres privilegiadas tenemos que comenzar a compartir las oportunidades, a las que no tienen estas condiciones (…) nos cuesta aún pensar y compartir con otras mujeres, para que sea un empoderamiento colectivo”, agregó la funcionaria, ya que entre más mujeres tengan ese nivel de autonomía se podrá empezar a crear cambios.

Coincidieron en que hay muchos temas por trabajar, no solo en cuestión de voluntades, sino también factores sociales y educativos, como un nuevo acuerdo social entre hombres y mujeres para traspasar sus responsabilidades y un compromiso del gobierno para atender sus necesidades, como brindar más y mejor educación a las mujeres.

Más del Foro Mujeres Poderosas:

Necesitamos vivir sin miedo para sorprender: Randi Zuckerberg

“Las mujeres aún sienten culpa de trabajar”

6 consejos de mujeres poderosas para ser mamá (y exitosa)

Empresarios se comprometen a invertir en las mujeres

Mujeres, deben exigir poder para nivelar el terreno de juego

Empresas con más mujeres directivas generan hasta 44% más ingresos

María Asunción Aramburuzabala recibe Premio Forbes a la Excelencia Empresarial 2016

Mujeres poderosas: agentes de cambio en la igualdad de género

 

Siguientes artículos

“Creer en nosotras mismas es la clave para el éxito”
Por

Erin Brockovich es presidenta de Brockovich Resarch & Consulting y esta involucrada en numerosos proyectos ambientales e...