Reuters.- Desde que China comenzó un esfuerzo frenético para frenar una epidemia de coronavirus a fines de enero, los residentes de la pequeña aldea de cría de serpientes de Zisiqiao tuvieron que aceptar la prohibición del comercio de vida silvestre, su principal actividad económica por décadas.

Zisiqiao empleaba a cientos de personas para la cría anual de tres millones de serpientes. Ahora, los contenedores que albergaban a los reptiles cautivos permanecen vacíos y abandonados. Incluso ha desaparecido el sinograma para la palabra “serpiente” del letrero de un restaurante especializado.

“Ahora en el pueblo definitivamente no hay nadie criando serpientes“, dijo Yang Heyong, un excriador de 71 años. “Debe ser por la epidemia. ¡Zhong Nanshan (el principal asesor médico de China) ya ha dicho que está relacionada con murciélagos y serpientes!”, agregó.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Por casi cuatro décadas Zisiqiao ha sido el centro de la industria de cría serpientes de China. La localidad está salpicada de pequeñas granjas industriales y su museo de “cultura de la serpiente” es una atracción turística.

Los reptiles además son parte de la economía informal de la aldea, con familias que las mantienen en los jardines para venderlas a restaurantes o comerciantes de medicina tradicional.

Se cree que la pandemia mundial de coronavirus se originó en animales exóticos comercializados en un mercado de Wuhan, capital de la provincia de Hubei.

El SARS-CoV-2 se habría originado en los murciélagos y las primeras investigaciones apuntaron a las serpientes como el intermediario con los humanos, pero muchos aseveran que es más probable que fuera el pangolín.

Sigue las noticias del mundo de la economía y los negocios en Forbes México

China emitió una prohibición temporal sobre el comercio y el consumo de vida silvestre el 23 de enero y prometió revisar la protección de los animales y la legislación de prevención de epidemias para hacer que esa prohibición sea permanente. Trece provincias han implementado sus propias regulaciones locales para prohibir el consumo de vida silvestre.

En Zisiqiao, a unos 200 kilómetros de Shanghái, los permisos de cría de serpientes se cancelaron en enero. El invierno boreal es la temporada baja y la reproducción normalmente comienza en abril o mayo, por lo que el impacto económico aún no los ha tocado.

Si bien algunos residentes dijeron que esperaban que las restricciones se reduzcan cuando termine la crisis, funcionarios del gobierno insistieron en que eran permanentes.

Al final de la epidemia, todavía no se permitirá“, dijo Lu Jinliang, vicejefe del Partido Comunista de la aldea local. “Tendrán que cambiar de profesión, criar otras especies“, concluyó.

Da clic en la imagen y manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas:

 

Siguientes artículos

coronavirus
¿Los hombres resisten menos la infección del Covid-19?
Por

Por una cuestión genética, las mujeres serían más resistentes al contagio del coronavirus, no obstantes los números indi...