El Banco Central Europeo (BCE) pide a los mayores bancos de la zona del euro que se preparen para posibles sanciones económicas a Rusia en caso de que no se logre una distensión en la crisis con Ucrania.

Sobre las posibles sanciones a Rusia, el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, dijo esta mañana en una rueda de prensa virtual que las exposiciones directas de los bancos de la zona del euro a Rusia son “contenidas”, no son muy elevadas, y por ello no son una preocupación importante.

La preocupación es por las sanciones a Rusia es que acarrearían posibles turbulencias en los mercados financieros si se incrementan las tensiones entre Ucrania y Rusia, añadió Enria al presentar los resultados del proceso de revisión y evaluación supervisora de 2021.

Una de las medidas que han mencionado algunos medios de comunicación recientemente es la posibilidad de que se bloquee el acceso de los bancos rusos al sistema de pagos internacional Swift.

Enria consideró que el bloqueo al sistema Swift sería la medida de mayor impacto y dijo que sólo se ha aplicado una vez en el pasado, a Irán.

El BCE pide a los bancos que mejoren las medidas para protegerse de los ataques cibernéticos, no sólo por la crisis entre Ucrania y Rusia, sino por los riesgos generales en este área.

“El riesgo tecnológico y el ciberriesgo están siendo cada vez más un importante foco de atención de la Supervisión Bancaria del BCE”, añadió Enria.

Por ello ha instado a los bancos a que “establezcan una estrategia tecnológica y la documenten, a que asignen personal suficiente en el área de tecnologías de la información (TI) y a que mejoren la formación de sus empleados”, según Enria.

Los bancos han aumentado el gasto en TI, pero con más externalización, lo que puede generar problemas para garantizar la continuidad de funciones críticas si los proveedores externos dejan de prestar sus servicios porque sufren ataques cibernéticos.

Enria advierte de “deficiencias en la infraestructura tecnológica y en la arquitectura de datos” y observa “que los grupos bancarios utilizan sistemas de TI diferentes para llevar a cabo tareas iguales o similares”.

La mayoría de los bancos opera con niveles de capital superiores a los establecidos en los requisitos y las directrices de capital.

Pero el BCE quiere que los bancos mantengan un nivel de capital ligeramente más elevado en 2022.

Lee también: BCE prevé que inflación en Europa baje a menos del 2% en cuarto trimestre

BCE estudia posibles sanciones a Rusia

En este sentido, los requisitos totales de capital han aumentado hasta el 15.1% de los activos ponderados por riesgo en 2022 (14.9% en 2021).

Por su parte, los totales de capital de nivel 1 ordinario (Common Equity Tier 1, CET1) se han incrementado hasta el 10.6% (10.5%).

Los requisitos totales y las directrices de capital incluyen los requisitos del Pilar 1 (el mínimo exigido), el Pilar 2, varios colchones de conservación de capital y la directriz del Pilar 2.

El requisito del Pilar 2 cubre los riesgos específicos de cada banco, es obligatorio y su incumplimiento puede tener consecuencias jurídicas, como sanciones.

La directriz de capital del Pilar 2 indica el nivel de capital que un banco debe mantener para disponer de colchones de capital suficientes ante situaciones de tensión, pero no es vinculante.

El incremento del capital total se debe a los requisitos de capital del Pilar 2, que han aumentado desde el 2.1% hasta el 2.3%, por un recargo impuesto a los bancos que no han constituido provisiones suficientes para cubrir el riesgo de crédito de préstamos dudosos concedidos antes del 26 de abril de 2019.

Las entidades que mejoren sus provisiones de acuerdo con las expectativas del BCE, podrán reducir con rapidez ese nuevo recargo durante 2022 sin esperar a la próxima revisión y evaluación.

El BCE observa que el crecimiento de los préstamos a las empresas se ha moderado tras el considerable endeudamiento al inicio de la pandemia.

Pero los préstamos a los hogares siguen creciendo, impulsados por un aumento récord de los préstamos hipotecarios residenciales, que ha disparado los precios de la vivienda en algunos países.

También han aumentado más en 2021 los préstamos con dificultades en algunos de los sectores más afectados por la pandemia, como “en los servicios de alojamiento y restauración, así como en el transporte aéreo y los sectores relacionados con los viajes”, añadió Enria.

Los préstamos que se han beneficiado de las medidas de apoyo frente a la pandemia también tienen mayor riesgo.

Con información de EFE.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Arranca plan de Biden para instalar medio millón de cargadores de autos eléctricos
Por

Los 50 estados del país tendrán hasta agosto para solicitar los fondos y detallar cómo planean instalar los cargadores e...