Reuters.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió este lunes a superar la escasez de pruebas de Covid-19 mientras la variante Ómicron se extiende por los estados del país esta semana de fiestas, amenazando con saturar los hospitales y cancelar los planes de viajes.

Biden dijo que las medidas del gobierno incluyen el uso de una ley de Producción de Defensa para aumentar la producción de pruebas domiciliarias y facilitar el uso de Google para encontrar un lugar de prueba cercano.

Biden admitió que los esfuerzos no han ido lo suficientemente lejos.

“Ver lo difícil que fue para algunas personas conseguir una prueba este fin de semana muestra que tenemos más trabajo por hacer”, dijo Biden mientras participaba en una conferencia telefónica con el equipo de respuesta al Covid-19 del gobierno y un grupo de gobernadores estatales.

“Está claro que no es suficiente. Si lo hubiéramos sabido, habríamos ido más fuerte y más rápido si hubiéramos podido”.

El aumento de los casos paralizó los viajes aéreos durante el fin de semana de Navidad, ya que tripulaciones contrajeron el virus, lo que provocó la cancelación de miles de vuelos. La interrupción de los cruceros y la limitada disponibilidad de las pruebas de detección dificultaron otros planes a medida que ha aumentado la circulación de la variante, más transmisible.

El lunes, las aerolíneas estadounidenses cancelaron unos 800 vuelos, en un cuarto día consecutivo de cancelaciones, lo que impactó en las acciones relacionadas con los viajes. Aun así, las sólidas ventas minoristas navideñas parecieron eclipsar las preocupaciones económicas.

Los contagios de Covid-19 están aumentando en todo Estados Unidos, con 205,509 nuevos contagios diarios de media, según un recuento de Reuters.

Anthony Fauci, médico y máximo responsable de las enfermedades infecciosas en Estados Unidos, instó el lunes a la gente a evitar las grandes reuniones durante Año Nuevo para reducir el pico de casos impulsado por la variante Ómicron. 

Biden firma aumento de gasto en defensa y seguridad nacional

Joe Biden también firmó este lunes la ley que recoge el aumento de gasto en Defensa para el año 2022, un presupuesto de 760,000 millones de dólares que refleja la nueva política de Washington para dejar atrás Afganistán y centrar sus esfuerzos en China y Rusia.

La llamada Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) fue aprobada el pasado 15 de diciembre en el Senado con 89 votos a favor y 10 en contra.

El proyecto incluye 24,000 millones de dólares más de los que había pedido Biden para el Pentágono y supone un crecimiento del 5% con respecto al año anterior, algo que enfureció al ala progresista del Partido Demócrata, que quería que se recortara el presupuesto para defensa tras el fin de la guerra de Afganistán.

Sin embargo, la medida recoge 7,100 millones de dólares para mejorar la capacidad de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en el Océano Pacífico con la idea de hacer frente a China y, además, destina 300 millones de dólares a la alianza militar con Ucrania frente a Rusia.

Como cada año, recoge una subida de salario para las tropas, que esta vez será del 2.7 por ciento.

Además, establece la creación de una comisión independiente para evaluar la guerra en Afganistán, la más larga de la historia de Estados Unidos y a la que Washington puso fin con la evacuación de sus tropas, nacionales y colaboradores afganos el pasado 30 de agosto (31 de agosto en Afganistán).

La iniciativa incluye cambios en el sistema judicial castrense para que los delitos de abusos sexuales salgan de la cadena de mando y sean evaluados por abogados militares con un carácter independiente, en lo que representa un cambio radical con respecto a la postura tradicional del Pentágono.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

No obstante, para que fuera aprobado, los líderes de varios comités tuvieron que hacer cambios al texto inicial.

La propuesta aprobada no incluye una enmienda que habría obligado a las mujeres a responder a un llamado a filas y tampoco contiene una provisión para que Biden impusiera sanciones sobre aquellas compañías implicadas en el gasoducto Nord Stream 2, que busca transportar gas natural ruso a Alemania y permite al Kremlin sortear Ucrania.

También tuvo que salir del texto una propuesta para limitar el poder que los presidentes de Estados Unidos tienen para usar la fuerza contra posibles enemigos, una capacidad que constitucionalmente recae sobre el Congreso pero que se trasladó parcialmente a la Presidencia tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El presupuesto de defensa suele aprobarse cada año con el apoyo de los dos partidos; este año el proceso fue más complicado por culpa de las citadas provisiones que finalmente fueron descartadas. 

Con información de Efe.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Disminuyen solicitudes por desempleo en Estados Unidos
EU reconsidera algunas medidas sanitarias ante el avance de Ómicron: Fauci
Por

Fauci adelantó que el Ejecutivo de Joe Biden está evaluando seriamente reducir el tiempo de aislamiento que deben cumpli...