Notimex.- Estados Unidos y China acordaron este viernes implementar el acuerdo comercial firmado en enero, a pesar de las crecientes tensiones por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19.

Los principales negociadores comerciales de Estados Unidos y China hablaron por teléfono el viernes y prometieron continuar apoyando el acuerdo comercial de la fase uno, informaron los medios estatales chinos.
Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En la llamada, el viceprimer ministro chino, Liu He; el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, “prometieron implementar su acuerdo comercial e impulsar la cooperación en salud pública”, reportó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los funcionarios dijeron que “crearían condiciones favorables para implementar el acuerdo comercial de la fase uno”, en un momento en que las tensiones de las mayores economías del mundo se han intensificado por el manejo de la pandemia de COVID-19.

En una declaración publicada en su sitio web, la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR) precisó que “ambas partes acordaron que se está haciendo un buen progreso en la creación de las infraestructuras gubernamentales necesarias para que el acuerdo sea un éxito”.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

“También acordaron que, a pesar de la actual emergencia sanitaria mundial, ambos países esperan cumplir sus obligaciones en virtud del acuerdo de manera oportuna. Las reuniones requeridas por el acuerdo se llevaron a cabo a través de una conferencia telefónica y continuarán de manera regular”, agregó.

La semana pasada, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó con nuevas tarifas contra China después de afirmar que había evidencia que vinculaba el origen del coronavirus con un laboratorio de alta seguridad en la ciudad china de Wuhan, donde el patógeno fue identificado a fines del año pasado.

En enero, China acordó importar 200.000 millones de dólares adicionales en productos estadounidenses durante dos años, por encima de los niveles adquiridos en 2017, lo que marca una tregua en la guerra comercial.