A causa del “toque de queda” en Italia a causa de la pandemia de coronavirus Covid-19, en Venecia, los canales de aguas a menudo turbias recientemente comenzaron a aclararse.

A través de redes sociales pueden verse testimonios fotográficos de peces visibles en el agua. Los esfuerzos de la península para limitar el coronavirus incluyeron una ausencia de tráfico de botes en las famosas vías fluviales de la ciudad.

De acuerdo a un informe periodístico, los países que han estado bajo estrictos bloqueos para detener la propagación del coronavirus han experimentado un beneficio no esperado.

El brote ha contribuido, al menos en parte, a una notable disminución de la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero en algunos países.

“Si podemos pensar en cómo prepararnos para el cambio climático como una pandemia, tal vez habrá un resultado positivo de todo esto”, dijo Christopher Jones, desarrollador principal de CoolClimate Network, un consorcio de investigación aplicada en la Universidad de California, Berkeley.

“Podemos ayudar a prevenir crisis en el futuro si estamos preparados. Creo que hay algunas lecciones generales aquí que podrían ser muy útiles”, añadió.

Foto Reuters.

La pandemia de coronavirus ha enfermado a más de 180,000 personas y ha matado a más de 7,100 en todo el mundo desde principios de enero. Algunos países, especialmente China e Italia, se han visto obligados a sellar sus fronteras y restringir los movimientos de los residentes para controlar las tasas de infección.

Las observaciones satelitales han demostrado que las medidas temporales también han provocado una disminución significativa de las emisiones nocivas.

“El dióxido de carbono está vinculado a la actividad industrial, la producción de electricidad y el transporte, por lo que cualquier cosa que afecte a esos sectores también afectará a los gases de efecto invernadero”, dijo Jones.

Según Lauri Myllyvirta, analista del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio en Finlandia, las restricciones contribuyeron a una caída del 25% en las emisiones de dióxido de carbono de China durante cuatro semanas a partir de finales de enero, en comparación con la misma época del año pasado.

Foto Reuters.

Los satélites de monitoreo de contaminación operados por la NASA y la Agencia Espacial Europea observaron una disminución drástica de la contaminación del aire en China durante dos semanas en febrero, cuando la cuarentena estaba en vigor.

Los satélites midieron las concentraciones de dióxido de nitrógeno que es liberado por los automóviles, las centrales eléctricas y las instalaciones industriales, del 1 al 20 de enero y nuevamente del 10 al 25 de febrero. La diferencia fue inconfundible.

“Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico”, dijo Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en un comunicado este mes.

Los niveles de contaminación han disminuido de manera similar en Italia, que se ha convertido en el centro de la pandemia de coronavirus fuera de China.

Lee también: Gastos sanitarios, prioridad para los gobiernos de América Latina: FMI

 

Siguientes artículos

Príncipe de Mónaco da positivo por coronavirus
Por

Pese a dar positivo por coronavirus, la salud del príncipe de Mónaco 'no es motivo de preocupación', se indicó en un com...