Cuando la planta de carne Smithfield cerró indefinidamente durante el fin de semana, tras un informe estatal de Dakota del Sur que reveló que más de 200 trabajadores contrajeron Covid-19, Kenneth Sullivan, el CEO de la compañía dio la voz de alarma.

“El cierre de esta instalación, combinado con una creciente lista de otras plantas de proteínas que se han cerrado en nuestra industria, está empujando a nuestro país cerca del límite peligroso en términos de suministro de carne. Es imposible mantener nuestras tiendas de abarrotes abastecidas si nuestras plantas no están funcionando”, anunció Sullivan en un comunicado.

El cierre de esa planta representa el 5% del suministro de carne de cerdo de Estados Unidos, posteriormente siguió la clausura temporal de una fábrica de Cargill en Pensilvania y la industria JBS de carne de res, ubicada en Colorado.

A las preocupaciones de la población se suman los defensores de los trabajadores que advierten que lo peor del coronavitus está por venir, citando a los cientos de empleados de alimentos esenciales en todo el país que se han contagiado y no pueden laborar a causa del nuevo virus.

“El peligro seguirá creciendo”, dijo Marc Perrone, presidente internacional de United Food and Commercial Workers. (El mayor sindicato de alimentos y minoristas de EU)

¿Será factible una escasez generalizada de carne en Estados Unidos? Probablemente no.

Habrá periodos de interrupción del suministro como este y acciones correctivas asociadas, sin embargo estoy agradecido de que nuestro sistema alimentario sea tan diverso”, dice Robert Brown, cofundador de Encore Consumer Capital,  firma de capital privado.

Te puede interesar: Nueva York convierte Central Park en un pabellón para atender contingencia de coronavirus

Durante las próximas semanas, es probable que la industria experimente limitaciones, por lo que expertos aseguran que algunos cortes de carne podrían escasear en los estantes. El inventario que se dirige a los supermercados continúa siendo sólido, de acuerdo con datos del USDA, que en 2016 identificó 35,000 instalaciones de fabricación de alimentos y bebidas en EU y más de 30 estados con al menos 300 fábricas.

“A pesar de que en los últimos 20 años se ha presentado una enorme consolidación de las grandes compañías de alimentos, hay una cantidad proporcional de innovación. Esta diversificación debería ser útil en este momento cuando nuestro sistema alimentario trabaja horas extras para mantenerse al día, con el almacenamiento de alimentos que requieren los usuarios. Estas instalaciones también tienden a ubicarse en geografías fuera de los principales centros de población que experimentan una propagación más rápida de Covid-19 “, explica Brown.

La acumulación de pandemias ha llevado la demanda de carne a un nuevo máximo, lo que abruma a los mataderos que luchan por mantenerse al día: las compras de carne aumentaron un 50% y las ventas de alimentos congelados crecieron un 40%, equivalentes a las tasas de crecimiento más altas en las tiendas de comestibles en EU, según Datos de Nielsen publicados a fines de marzo.

Las diez principales categorías de ventas de Nielsen actuales incluyen pollo y cerdo por lo que compañías como Tyson, el mayor productor de carne de Estados Unidos, se movilizan para mover la carne destinada a restaurantes y otros clientes de hostelería a las tiendas de comestibles.

También lee: Compras de pánico en las tiendas de armas de EU: ¿El coronavirus será la causa?

Sin embargo, el coronavirus amenaza estas plantas y la cercanía de estas líneas con otras industrias. Por ejemplo, Tyson cerró una planta de carne de cerdo en Iowa, luego de que más de dos docenas de trabajadores dieran positivo en Covid-19, mientras que tres trabajadores de una de sus plantas avícolas en Georgia murieron.

“No sé que esperar, desearía tener una bola de cristal para comprenderlo mejor. Hacemos todo lo posible para garantizar que tengamos disponibles los productos que los consumidores buscan en todo el país“, dice Noelle O’Mara, presidenta de la División de Alimentos Preparados de Tyson, valorada en 9,000 millones de dólares (mdd).

Por: Chloe Sorvino

 

Siguientes artículos

Coronavirus Área de recuperación de pacientes COVID-19 del Hospital
Nuevo León, en riesgo por poco espacio en hospitales para Covid-19
Por

Nuevo León superó a Tabasco como la entidad con mayor ocupación de camas generales para la atención de Covid-19 y se ubi...