Cristiano Ronaldo ganó US$ 105 millones antes de impuestos y tarifas en el último año, lo que lo colocó en el puesto 4 en el listado de 2020 Forbes Celebrity 100, un lugar por encima de su principal rival en el deporte, Lionel Messi, al convertirse en el primer jugador de fútbol en la historia en obtener US$1.000 millones.

El delantero de 35 años es el tercer deportista en alcanzar ese eslabón mientras sigue jugando; después de Tiger Woods, quien lo hizo en 2009 a raíz de su acuerdo de patrocinio a largo plazo con Nike y Floyd Mayweather en 2017, que ha aprovechado al máximo sus ingresos de un corte de ventas de pago por ver para sus combates de boxeo.

Manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas de noticias vía WhatsApp

Ronaldo, el primero en hacerlo en un deporte de equipo, ha ganado US$650 millones durante sus 17 años en la cacha y se espera que alcance los US$765 millones en salario profesional después de que su contrato actual finalice en junio de 2022.

Messi, quien comenzó a jugar en el nivel senior tres años después de Ronaldo, ha ganado un total de US$605 millones en salario desde 2005. El único deportista de un equipo que estuvo a una distancia sorprendente de esas cifras fue el exbeisbolista de los Yankees de Nueva York Alex Rodríguez, quien se retiró en 2016 después de 22 años en MLB habiendo ganado US$450 millones en salario. Ni siquiera la leyenda del fútbol David Beckham estuvo cerca al terminar su carrera con ganancias totales de US$500 millones, cuya mitad provino de patrocinios fuera del campo.

“Cristiano Ronaldo es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, en el deporte más popular del mundo, en una era en la que el fútbol nunca había sido tan rico”, dijo Nick Harris de Sporting Intelligence, cuya Encuesta Global de Salarios Deportivos clasifica a los equipos de todo el mundo según los gastos de salario. “Él es taquillero”.

Los enfrentamientos de Ronaldo y Messi se calentaron en la Liga española en 2009, donde Ronaldo jugó para el Real Madrid y Messi para el Barcelona. Sus enfrentamientos en el campo de juego encendieron una batalla de nueve años por los derechos de fanfarronear como el mejor y ser el mejor pagado en el deporte, un ojo por ojo muy personal que los hizo renegociar contratos en el mismo lugar y monopolizar el mercado más destacado en el juego.

La rivalidad fue tan entretenida como rentable, ya que los clubes estaban experimentando una gran asistencia y una afluencia de dinero en televisión alrededor del mundo. Los dos estaban perfectamente mezclados para la batalla, dentro y fuera del campo: Ronaldo perfeccionó un espectáculo estilizado sin camisa, mientras que Messi hizo un juego tranquilo, siempre un poco descuidado, pero goleador tan prolífico como un hombre de alas. Ronaldo se pavoneaba después de cada gol. Messi era un maestro en agradecer a sus compañeros de equipo.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Ambos soportaron las cuentas. Barcelona ganó el título de La Liga seis veces y dos trofeos de la Liga de Campeones con Messi en el equipo. El Real Madrid ganó el título español dos veces y la Liga de Campeones cuatro veces con Ronaldo. Durante sus años en la liga, cada jugador atrapó cuatro balones de oro y sus ‘clásicos’, el apodo de sus feroces enfrentamientos, fueron eventos televisivos que establecieron récords en todo el mundo.

Pero cuando se trata de aprovechar la fama, esto no ha sido un concurso. Guiado por Jorge Mendes de Gestifute, uno de los agentes más poderosos del mundo, Ronaldo ha acumulado un creciente número de seguidores y consumidores atraídos por su buen aspecto de hombre afamado, peinados que marcan tendencia, un sentido de la moda impecable y últimamente, su lado más humano como un hombre de familia cuyos hijos aparecen en sus publicaciones en las redes sociales. En enero se convirtió en la primera persona con 200 millones de seguidores en Instagram, parte de un ejército de redes sociales de 427 millones en total en Facebook, Instagram y Twitter que lo convierte en el deportista más popular del planeta.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Nike le paga más de US$20 millones anuales, tras firmarlo en un contrato de por vida en 2016, convirtiéndolo en el tercer deportista en hacer ese acuerdo, después de que Michael Jordan y LeBron James se engancharan al ‘chulito’ por la eternidad. En mayo, el fabricante de calzado anunció el lanzamiento de una edición de su décimo aniversario de su primera firma Mercurial Superfly y una versión para niños celebrando el décimo cumpleaños de su hijo, que se identifica con su famosa postura de celebración, firma y logotipo. Los lanzamientos para el champú Clear, Herbalife y el fabricante farmacéutico Abbott ayudan a incrementar sus ingresos en US$45 millones.

Ronaldo, Inc.  tiene incluso una marca registrada, CR7, una combinación de sus iniciales y el número de camiseta, que forma parte de un segmento de estilo de vida que Forbes estima representa una cuarta parte de sus ingresos anuales, incluyendo la ropa interior de marca que debutó en 2013, seguida de una línea de zapatos, fragancias y ropa vaquera. Se asoció con Pestana Hotel Group en 2015 para abrir su primera propiedad un año después en su ciudad natal de Funchal, Madeira (Portugal) justo encima del Museu CR7, un santuario para sus trofeos y un punto de venta para su mercancía. Desde entonces, ha agregado clubes de entrenamiento CR7 con Crunch Fitness, publica rutinas de entrenamiento en YouTube y ha adjuntado su nombre a un curso de influencia en las redes sociales ofrecido por la universidad italiana en línea eCampus.

Y la rivalidad está lejos de hacerse.

Las ganancias de Ronaldo en 2020 incluyen un salario de US$60 millones, un poco menos que el año pasado debido a un recorte salarial del 30% que acordó tomar este abril como resultado de la pandemia. Messi, quien ganó US$104 millones en el último año después de recibir un recorte salarial del 70% mientras el coronavirus dejaba de lado el juego, está listo para superar los US$1.000 millones en ganancias de todos los tiempos el próximo año, antes de que termine su contrato actual con el Barça.

Por: Christina Settimi | Forbes Staff

 

Siguientes artículos

Disney World reabre con uso obligatorio de mascarillas y con Mickey a distancia
Por

Aunque Florida se convirtió en un epicentro de coronavirus al reportar 109.000 nuevos enfermos en las últimas dos semana...