EFE.- La nueva embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, aseguró este jueves que de la mano del Gobierno de Joe Biden su país apostará por una vuelta al diálogo y al multilateralismo.

El multilateralismo está de vuelta, la diplomacia está de vuelta y Estados Unidos está de vuelta”, dijo a los periodistas Thomas-Greenfield en sus primeras declaraciones tras asumir el cargo.

La veterana diplomática, cuyo nombramiento fue confirmado el martes por el Senado estadounidense, presentó este jueves sus cartas credenciales al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Lee: Secretaria del Tesoro de EU pide al G20 ayudar en vacunación de países pobres

Thomas-Greenfield quiso marcar desde el primer día un claro distanciamiento con el tono combativo que Estados Unidos mantuvo en la ONU durante casi toda la Administración de Donald Trump.

Su primera comparecencia ante la prensa contrastó especialmente con el estreno hace cuatro años de la primera embajadora de Trump ante la organización, Nikki Haley, quien desembarcó en Nueva York amenazando a todos aquellos países que no apoyasen las tesis estadounidenses.

Thomas-Greenfield, mientras, subrayó que su versión de la diplomacia tiene que ver sobre todo con mostrar “compasión” y con buscar la unidad.

“Naciones Unidas es el foro más importante del mundo para unir a la gente y a los países y yo me tomo eso muy en serio”, señaló.

Al igual que destacó durante su comparecencia ante el Senado, Thomas-Greenfield aseguró que el gobierno de Biden sabe que cuando Estados Unidos está presente en las discusiones internacionales y lo hace de acuerdo a sus valores es una fuerza clave “para el avance de la paz y la seguridad”.

Según dijo, es consciente del difícil trabajo que tiene que llevarse a cabo en cuestiones como la protección de los derechos humanos, la reforma de la ONU o la gestión de conflictos y aseguró que buscará colaborar con aliados y socios para hacerlo.

“Al final, somos más fuertes cuando trabajamos juntos”, insistió, alejándose del mensaje aislacionista de Trump.

Thomas-Greenfield, que no admitió preguntas en su comparecencia, presidirá a partir del próximo lunes el Consejo de Seguridad de la ONU, un puesto que corresponde a Estados Unidos en marzo según la rotación establecida.

Thomas-Greenfield tiene una extensa carrera diplomática a lo largo de varias Administraciones en EE.UU. que se remonta a la de Ronald Reagan (1981-1989). En el pasado ha sido embajadora en Liberia y fue secretaria de estado adjunta para Asuntos Africanos entre 2013 y 2017.

Con la llegada de Trump al poder, en enero de 2017, decidió apartarse de la carrera diplomática y comenzó a trabajar para la consultora Albright Stonebridge Group, donde fue vicepresidenta sénior.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Sandra Lindsay, enfermera del Centro Médico Judío de Long Island, es inoculada con la vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) por la Dra. Michelle Chester de Northwell Health en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nu
Estados Unidos ya administró 50 millones de vacunas contra el Covid-19
Por

EU se coloca como el primer país a nivel mundial que más vacunas ha administrado, Biden prometió 100 millones de vacunas...