Si consideras que una mascarilla facial o cubrebocas es una declaración de moda o un impedimento a su derecho inalienable de respirar libremente, no hay duda de que usarla te protege contra la propagación del Covid-19.

Recordemos que en 1918, la Junta de Salud de Nueva York advirtió severamente a los ciudadanos durante la pandemia de gripe española: “Es mejor ser ridículo que estar muerto”.

Como algunas personas todavía no han recibido el mensaje, muchos modelos a seguir que trascienden después de vida en todo el mundo: las famosas estatuas han sido adornadas con mascarillas.

En Wall Street, la escultura Fearless Girl de Kristen Visbal no se aprecia menos valiente con una máscara quirúrgica azul o cualquiera de los otros colores que usa con optimismo. En otro lugar, Río de Janeiro, la imponente estatua del Cristo Redentor tenía una máscara proyectada en su rostro con un mensaje simple y poderoso en su cofre: #LasMascarillasSalvan.

También lee: Cinco fenómenos y plagas presentes en tiempos del coronavirus

De esta forma, la próxima vez que te sientas ridículo o frustrado por usar una mascarilla facial en público, únicamente explica que lo haces por el arte. Puedes simular ser Alec Monopoly. Imagina que eres una de las enfermeras de Richard Prince. O puedes decirle a todos que te sientes como una estatua.

Por Michael Solomon

 

Siguientes artículos

inversiones
Analistas prevén caída de 9.9% en la economía en 2020: encuesta de Banxico
Por

Consultados por Banxico, analistas del sector privado incrementaron su previsión de la caída de la economía de 8.8% a 9....