DW.- Cuando la semana pasada se conoció que el ministro alemán de Salud, Jens Spahn, había dado positivo por coronavirus, muchos en Alemania esperaban que la mitad del gabinete de la canciller Angela Merkel tuviese que aislarse también. En la mañana que dio positivo, Spahn participó en una reunión de ministros del gobierno, en la que ciertamente hubo un intercambio verbal, posiblemente fuerte en algunos momentos, tal vez incluso algunas risas. No todos los presentes habrían usado mascarillas todo el tiempo. ¿Es una reunión como esa segura? Es el gobierno federal, después de todo.

Existe un riesgo donde sea que la gente se reúna. Y estos son líderes alemanes que están acompañados por personal de seguridad y de gobierno en varias reuniones al día como parte de su trabajo de gobernar un país de 83 millones de habitantes.

Aún más preocupante es que nadie decidió aislarse después de enterarse de la prueba positiva de Spahn, ni siquiera como medida de precaución. Al final, una sola ministra decidió hacerse la prueba.

El día que se confirmó el contagio de Spahn, su portavoz dijo que el ministro de Salud “no había tenido fiebre”, pero que se presentaron “síntomas de resfriado”. ¿Disculpen? ¿Spahn asistió a la reunión de gabinete con síntomas de resfriado? La respuesta tranquilizadora llegó dos días después: no, Spahn solo sintió la garganta ronca en la reunión, pero los síntomas de resfriado no aparecieron hasta más tarde, por lo que decidió hacerse la prueba ese mismo día.

Precaución “siempre que sea posible”

Merkel no recomendó que todos los presentes en la reunión se hicieran la prueba, pero su portavoz sí aclaró las políticas de higiene de la cancillería y señaló que la reunión se llevó a cabo en una gran sala abierta con ventilación moderna. Lo que no es incorrecto, no es automáticamente correcto, por supuesto. Las posibles dudas podrían haberse aclarado rápidamente. Un gobierno que insta a los ciudadanos a seguir medidas estrictas podría haber ofrecido una útil muestra de precaución.

Quizás Merkel esté cansada de la pandemia. La normalmente disciplinada canciller incluso se permitió un pequeño desliz la semana pasada. “Siempre que sea posible”, dijo en su videomensaje semanal, “por favor, quédense en casa”. Poco después, fue vista de compras en Berlín, aunque con una mascarilla.

Algunas personas podrían pensar que es genial haber atrapado a la canciller comprando. Otros podrían decidir que la pandemia no es tan peligrosa después de todo, si Merkel cree que ir de compras sigue siendo seguro. No es un momento fácil para los políticos, pero pueden estar subestimando el valor de dar el ejemplo.

¿Quién es el que contagia?

Hasta principios del verano, las únicas personas que llevaban máscaras en el Reichstag, la sede del Parlamento alemán, eran el personal del lugar y los periodistas. Los políticos caminaban por los pasillos como si fueran inmunes. Durante los primeros meses de la pandemia, el Bundestag era su propio universo. Las mascarillas solo se exigieron en el Bundestag, la Cámara baja del Parlamento, desde el 6 de octubre.

Lo que nos lleva de vuelta a Spahn. La semana pasada se reunió con varias personas. No se pudo determinar quién le contagió el coronavirus. Parece extraño que los funcionarios de salud de la ciudad-estado de Berlín dijeran que el asunto está nuevamente bajo control. Durante un tiempo, no han podido informar rápidamente a las personas que necesitan aislarse. Para ser justos, varios políticos alemanes importantes se han aislado por preocupación por las personas que los rodean, incluso el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas; el ministro de Economía, Peter Altmaier; y el presidente Frank-Walter Steinmeier.

En Twitter, Spahn les dijo a las personas con las que se había encontrado durante ese período que esperaba que “se mantengan saludables”. En abril, había ofrecido un pequeño presagio cuando dijo “es probable que tengamos que perdonarnos por muchas cosas”. Y tenía tanta razón.

DW banner
 

Siguientes artículos

luna-agua-hielo
La Nasa confirma que hay agua en la Luna
Por

Los datos recabados no tiene otra explicación que la presencia de agua molecular, atrapada dentro de granos de polvo o d...