Notimex.- Luego de decretarse estado de emergencia tras el derrame de unas 21,000 toneladas de diésel en el Círculo Polar Ártico, el pasado viernes, el ministro ruso de Recursos Naturales y Ecología, Dmitry Kobylkin, afirmó que las empresas deberían hacer un inventario de la infraestructura industrial existente en la zona, mientras que Greenpeace alertó del daño ambiental.

El funcionario dijo este miércoles que “es necesario acelerar la aprobación de un proyecto de ley destinado a prevenir y eliminar los derrames de petróleo y los productos derivados”.

Aseguró que de acuerdo con el proyecto de ley, todas las compañías deben aprobar un plan para la prevención y liquidación de derrames de petróleo y productos derivados del petróleo, además de contar con el apoyo financiero suficiente para enfrentar accidentes.

También te puede interesar: Los residuos plásticos del coronavirus contaminan el medio ambiente

Por su parte, el ministro de Situaciones de Emergencia de Rusia, Evgueni Zínichev, decretó estado de emergencia, luego de una reunión virtual con el presidente ruso Vladimir Putin, que fue convocada para discutir las medidas frente al accidente registrado el pasado viernes en una central termoeléctrica de Norilsk, en el Círculo Polar ártico.

Reporte de prensa señalaron que el accidente ocurrió en la ciudad de Norilsk en Siberia, en el norte del Círculo Polar Ártico, lo que afectó al río Ambarnaya, que se tornó de color rojo.

De acuerdo con la organización ecologista Greenpeace, que citó a las autoridades, “Norilsk está contaminado decenas de miles de veces por encima de la norma”.

Lee también: Forbes Conecta: Hay que quitar barreras a la industria de energía limpia, pide la AMDEE

“El agua está contaminada por 20 kilómetros, el grosor de la capa de productos derivados del petróleo es de hasta 20 centímetros y podría ser una consecuencia grave para la empresa responsable del accidente: MMC Norilsk Nickel”, aseguró.

Señaló que Rosprirodnadzor, el Servicio Federal de Supervisión del Uso de Recursos Naturales, alertó de que unas seis mil toneladas de diésel se derramaron sobre la tierra y otras 15,000 toneladas fueron a dar a los ríos.

Vladimir Chuprov, director del proyecto de Greenpeace rusa aseguró que “con la ayuda de las barreras instaladas, sólo se puede recolectar una pequeña fracción de la contaminación, por lo que se puede argumentar que casi todo el combustible diésel permanecerá en el medio ambiente”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Semáforo Covid
Semáforo Covid-19: cinco estados regresan a rojo
Por

Por un aumento de la epidemia, cinco entidades regresarán al color rojo en el semáforo de riesgo Covid-19; cuatro pasará...