Gran parte de la presidencia de Donald Trump se ha definido por la asombrosa capacidad del presidente para dirigir al Partido Republicano, sin embargo, en las últimas semanas, con la nación luchando contra dos crisis separadas y con la respuesta de la Casa Blanca a la agitación bajo escrutinio, los miembros del partido han comenzado distanciarse del presidente de una manera sin precedentes.

Pocos republicanos apoyaron la muy controvertida sesión de fotos de Trump frente a la Iglesia de Saint John (que solo fue posible luego de despejar a los manifestantes con gases lacrimógenos y explosiones). El martes varios senadores republicanos “se encogieron” ante el tuit de Trump que sugirió que un manifestante de 75 años en Buffalo, quien fue empujado y lastimado por la policía y podría ser miembro de Antifa (movimiento político antifascista de Estados Unidos), informó Politico.

La capacidad característica de Trump de dividir el país descubriendo problemas también parece haber disminuido, ya que algunos líderes republicanos y grandes sectores de la comunidad empresarial están apoyando abiertamente el movimiento Black Lives Matter, en cambio, la Casa Blanca centra sus esfuerzos en la economía y promueve la “Ley y orden”, un elemento que el presidente a menudo tuitea.

Horas después de que el presidente Trump declarara que su administración “ni siquiera considerará el cambio de nombre” de las bases del ejército nombradas por generales confederados. El Comité de Servicios Armados del Senado de EU, liderado por el Partido Republicano, adoptó en privado una enmienda para que el Pentágono elimine los nombres de los generales confederados de los activos militares en un plazo de tres años, de acuerdo con información de CNN.

Te puede interesar: Trump se felicita a sí mismo por reporte de baja del desempleo en EU

Recientemente varios republicanos de alto perfil han declarado que no apoyarán la candidatura de reelección del presidente Trump, incluidos el ex presidente George W. Bush, el senador Mitt Romney y el ex secretario de Estado, Colin Powell, según el diario New York Times. Durante la semana pasada, la senadora Lisa Murkowski le comentó a los periodistas que está “luchando” para votar por el presidente en noviembre.

La disidencia desde el interior del Partido Republicano se originó inmediatamente tras la caída en picada de los números de las encuestas para Trump: desde mayo, el índice de aprobación del presidente de EU ha caído 10 puntos y se ha posicionado por debajo del 40%, de acuerdo con la última encuesta de Gallup, por lo que los analistas anticipan que en noviembre Trump experimentará “problemas profundos”.

De igual forma se enfrenta a la disidencia militar: el jueves Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto dijo que Trump “no debería” haberse presentado en la sesión fotográfica de la iglesia; El secretario de Defensa, Mark Esper, explicó que se oponía a enviar soldados en servicio activo a las ciudades estadounidenses; por último, el ex secretario de Defensa James Mattis agregó el 3 de junio que estaba “enojado y horrorizado” por haber visto a los policías “violar los derechos constitucionales de sus ciudadanos”. (De acuerdo con una declaración publicada en The Atlantic).

Aún así, mientras los republicanos se están distanciando del presidente en ciertos temas en las últimas semanas, pocos, además de Romney y posiblemente Murkowski, están abandonando el barco por completo, temerosos una derrota durante las próximas elecciones, informa el Washington Post.

Cita trascendente

En una declaración popularmente leída y publicada por “The Atlantic”, el ex secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que estaba “enojado y horrorizado” por haber visto a agentes de policía “violar los derechos constitucionales de sus conciudadanos”. También reprobó la operación telefónica de Trump frente a la iglesia de San Juan. “Sabemos que somos mejores que el abuso de la autoridad ejecutiva que presenciamos en Lafayette Square. Debemos rechazar y responsabilizar a aquellos en el cargo que se burlarían de nuestra Constitución ”, dijo.

¿Qué tener en la mira?

A través de Twitter, Trump atacó rápidamente a Mattis, llamándolo el “general más sobrevalorado del mundo”.

“No me gustó su estilo de liderazgo “o mucho más sobre él, y muchos otros están de acuerdo. ¡Me alegro de que se haya ido! Declaró Trump.

También lee: AMLO cancelaría viaje a EU para reunión con Trump; no descarta videollamada

Contexto

En octubre de 2016, Trump enfrentó una erosión similar del apoyo del establecimiento del partido, luego de que se lanzara la cinta donde participó de Access Hollywood. En el video, Donald Trump se jactó abiertamente de los abusos sexuales que ha realizado a mujeres y otros comentarios misóginos. Ante esto, los republicanos denunciaron esos comentarios y algunos dijeron que no votarían por él para presidente. Al final, Trump resistió la tormenta y ganó las elecciones semanas después.

Por: Jack Brewster

 

Siguientes artículos

tiktok-app-redes-sociales
TikTok dejará de operar en Hong Kong por inicio de nueva ley de seguridad
Por

La popular aplicación de videos cortos china anunció que próximamente dejará de operar en Hong Kong tras la entrada en v...