EFE.- El Ministerio de Defensa de Rusia admitió hoy que efectuó el lunes una prueba con un misil antisatélite y llamó “hipócrita” a EU, que acusó a Moscú de haber puesto en peligro a la tripulación de la Estación Espacial Internacional (EEI) por la basura espacial generada.

“En concreto, el 15 de noviembre de este año el Ministerio de Defensa ruso realizó con éxito una prueba, como resultado de la cual el aparato espacial ruso inoperante “Tselina-D”, que había estado en órbita desde 1982, fue alcanzado”, señaló la entidad castrense en un comunicado.

“Estados Unidos sabe con certeza que los fragmentos resultantes, en términos del tiempo que duró la prueba y los parámetros orbitales, no representaron ni representarán una amenaza para las estaciones orbitales, los aparatos espaciales y las actividades espaciales”, añadió Defensa.

El ministerio dirigido por Serguéi Shoigú aseguró los fragmentos del satélite destruido “se incluyeron en el catálogo principal del sistema de control espacial” y comenzó inmediatamente su seguimiento hasta su desaparición.

“Anteriormente, Estados Unidos, China y la India ya habían efectuado pruebas similares en el espacio ultraterrestre”, recalcó Rusia.

El Ministerio de Defensa de Rusia considera hipócritas las declaraciones de representantes del Departamento de Estado y del Pentágono, que intentaron acusar a la Federación de Rusia de crear ‘riesgos’ para los astronautas de la EEI y llamaron ‘a desarrollar normas universales que guiarían a la comunidad mundial en la exploración espacial'”, señala.

Moscú sostuvo que” durante varios” años Rusia ha pedido a Estados Unidos y otras potencias espaciales que firmen un tratado para evitar el despliegue de armas en el espacio.

Lee: ‘La Luna o Marte podrían ser los próximos destinos’ para filmar: director de la primera película en el espacio

“El borrador de este tratado ha sido presentado a la ONU. Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados están bloqueando su adopción. Washington declara abiertamente que no quiere estar sujeto a ninguna obligación en el espacio”, señaló Defensa.

Rusia recalca que, sin embargo, Estados Unidos creó el Comando Espacial en 2020 y adoptó oficialmente una nueva estrategia espacial, en la que “uno de sus principales objetivos es ‘crear una ventaja militar integral en el espacio'”.

“A su vez, el Pentágono, incluso antes de estos pasos oficiales, y más aún después, está desarrollando activamente y probando sin notificaciones en órbita las últimas armas de ataque y combate de varios tipos, incluidas las últimas modificaciones de la nave espacial no tripulada X-37”, afirma Moscú.

“Las acciones de la parte estadounidense se evalúan como una amenaza y son incompatibles con los objetivos declarados del uso pacífico del espacio ultraterrestre”, añade.

En este contexto, enfatiza, el Ministerio de Defensa ruso “está llevando a cabo actividades planificadas para fortalecer la capacidad de defensa y excluir la posibilidad de daños repentinos a la seguridad del país en el sector espacial y sobre el terreno por activos espaciales extranjeros existentes y futuros”, concluye.

No te pierdas: Putin asegura que su nuevo misil hipersónico ‘Tsirkon’ estará listo en 2022

OTAN critica ‘temeraria’ prueba

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró este martes un “acto temerario” la prueba efectuada por Rusia con un misil antisatélite que generó “desechos peligrosos” que pusieron “en riesgo” a la Estación Espacial Internacional.

“Nos ha informado Estados Unidos sobre el test ruso antisatélites que destruyó un satélite como parte de una prueba. Esto ha creado muchos desechos que suponen ahora un riesgo para la Estación Espacial Internacional y también para la Estación Espacial China”, explicó Stoltenberg a la prensa a su llegada a una reunión con los ministros de Defensa de la Unión Europea.

En su opinión, se trató de “un acto temerario de Rusia”, al “haber derribado y destruido un satélite como parte de una prueba de un sistema de armas antisatélites”.

Recordó que la OTAN “ha desarrollado una política espacial para abordar los retos que vemos en el espacio”, y que eso no supone que la Alianza esté “militarizando el espacio”.

“Pero los satélites, las capacidades que la OTAN tiene en el espacio, son extremadamente importantes para lo que ocurre en la tierra”, destacó el político noruego.

Los desechos, insistió Stoltenberg, suponen “un riesgo para la actividad civil en el espacio” pero, además, preocupan porque “demuestran que ahora Rusia está desarrollando nuevos sistemas de armas que pueden derribar satélites, destruir importantes capacidades espaciales para infraestructura básica en la tierra”.

Se refirió en concreto a comunicaciones, navegación o alertas tempranas sobre lanzamientos de misiles.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Reunión China-EU dura más de lo programado: 5 claves del diálogo
Por

Joe Biden y Xi Jinping abordaron un abanico de asuntos en la reunión virtual de este lunes ante rivalidades, desacuerdos...