DW.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que la técnica de estrangulamiento usada por algunos cuerpos de policía para inmovilizar a sospechosos debe ser prohibida “en términos generales”, pero que puede ser necesaria en algunas situaciones particulares.

Las declaraciones las dio en una entrevista con la cadena Fox News emitida este viernes, pero grabada ayer jueves.

“Creo que sería, creo, algo muy bueno que, hablando en general, acabara” la práctica de inmovilizar a los detenidos por el cuello, dijo el mandatario. “No me gustan las inmovilizaciones por el cuello, (aunque) a veces si estás solo y luchas contra alguien, es duro… Creo que el concepto de inmovilizar por el cuello suena tan inocente, tan perfecto”, agregó.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

“Pero si piensas sobre eso, entonces te das cuentas de que puede haber una pelea mala y que el agente ponga a alguien en una postura que es una postura muy complicada”, matizó.

La prohibición de esta llave es una de las demandas de los manifestantes que protestan en las calles desde la muerte de George Floyd, un estadounidense afroamericano asfixiado por un policía que lo inmovilizó el psado 25 de mayo en Minneapolis.

‘Dureza Compasiva’

Interrogado por la entrevistadora de Fox News, Harris Faulkner, sobre cuál sería para él una reforma de la Policía, el presidente aseguró que él quiere ver unas fuerzas del orden compasivas, pero al mismo tiempo fuertes. “La dureza a veces es lo más compasivo”, sostuvo.

De igual manera, consideró que la violencia policial contra las personas de afroamericanas es una desgracia que es necesario detener, aunque, destacó, que las acciones de “una manzana podrida” no deben destruir la imagen de los agentes.

Te puede interesar: Sin diversidad, películas no calificarán al Oscar

Adelantó que la decisión sobre utilizar o no esta práctica se dejará a las jurisdicciones locales, mientras que su Gobierno podría ofrecer recomendaciones “muy duras”.

El mandatario también fue consultado por un tuit donde usó la frase “cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo”, empleada en 1967 por el entonces jefe de Policía de Miami, Walter Headley, para defender la represión de los disturbios en barrios negros. “Significa dos cosas, cosas muy diferentes. Una es que si hay saqueos habrá probablemente disparos, y eso no es una amenaza, es realmente un hecho, porque es lo que pasa. La otra es que si hay saqueos va a haber disparos, son dos significados muy diferentes”, subrayó el presidente estadounidense.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW banner
 

Siguientes artículos

contagio de Covid-9 por aire
Funcionarios de EU advierten sobre restricciones contra Covid-19
Por

Ante un posible repunte en el número de contagios por coronavirus, funcionarios estadounidenses instan en no aliviar las...