Por Leah Rosenbaum

Ciudad por ciudad, estado por estado, más gobiernos locales piden a los estadounidenses que se queden en casa debido al coronavirus. En el área de la Bahía de San Francisco, más de 7 millones de personas tienen la orden de “refugiarse en casa” y únicamente abandonan sus hogares para realizar trabajos esenciales o tareas domésticas como la compra de comestibles hasta al menos el 7 de abril.

El viernes 20 de marzo, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que le pidió a todos los empleados no esenciales del estado que se quedaran en casa. Otras entidades aún no han tomado estas medidas extremas, sin embargo, podrían hacerlo a la brevedad. Hay una buena razón: los investigadores recientemente publicaron datos que sugieren que las medidas estrictas de aislamiento podrían ser la única forma de evitar un desastre a gran escala en Estados Unidos.

La semana pasada, un grupo de investigadores de enfermedades infecciosas del Imperial College London publicó un documento que presentó tres escenarios diferentes de respuesta de Estados Unidos ante el Covid-19. Se evaluó el impacto que tendría en la atención médica, el número de muertes previstas y la economía.

Para llegar a estas estimaciones, se ejecutó un modelo de predicción de enfermedad modificado que se utilizó anteriormente para la influenza así como las cifras de otros trabajos de investigación que han rastreado la propagación del virus. Es importante saber que se trata de predicciones, no de resultados probados.

Escenario 1: No seguir medidas preventivas, mueren más de 2 millones de estadounidenses

Este es el peor escenario posible. Predice lo que sucedería si la gente continúa su rutina cotidiana; salir a comer a restaurantes, reunirse con amigos en bares, visitar las playas durante las vacaciones de primavera. Los resultados son sombríos: el número de casos alcanzaría su punto máximo dentro de tres meses y el 81% de toda la población de Estados Unidos se infectaría durante el curso de la epidemia.

A mediados de abril, el país se quedaría sin camas de cuidados intensivos, semanas antes del pico del brote. Los investigadores predicen que en este peor de los casos, 2.2 millones de personas morirían por el coronavirus. Esto sin explicar los posibles efectos negativos que sufrirían los sistemas de salud en colapso, de acuerdo con investigadores.

Se producirían más muertes debido a un sistema de atención de salud tenso: pacientes con ataques cardíacos no podrían obtener camas en hospitales y pacientes con cáncer no recibirían quimioterapia. Este es uno de los argumentos cruciales para el “Aplanamiento de la curva” de la epidemia: un aumento enorme en los casos no solo significaría muchas muertes por coronavirus, sino también muchas más que normalmente se pueden prevenir.

No te pierdas: Millennials de EU no se preocupan por el coronavirus: el 38% sale y socializa

Escenario 2: Mitigar la enfermedad al aislar y distanciar a las personas en riesgo reduce las posibles muertes en más del 50%

Esto es lo que los investigadores llaman “mitigación”, un plan para reducir el número de muertes, sin embargo no detiene la epidemia. Implica aislar a las personas que están enfermas, poner en cuarentena a quienes han estado enfermos y hacer que los grupos de mayor riesgo (ancianos e inmunodeprimidos) practiquen el distanciamiento social.

Los investigadores dicen que esta acción debería hacerse durante al menos tres meses para reducir significativamente la cantidad de muertes por coronavirus. Algunos estados de EU, impiden las reuniones masivas y les indican a las personas enfermas que permanezcan en casa, sin embargo aún no se ha ejecutado como una orden. Isaac Bogoch, investigador de enfermedades infecciosas en el Instituto de Investigación del Hospital General de Toronto, dice que el documento muestra que “las estrategias de mitigación pueden no ser suficientes”.

Si bien este plan reduciría a la mitad el número de muertes, con un total  de 1 millón, los investigadores del Imperial College predicen que requeriría de ocho veces más camas de hospital de las que EU podría proporcionar.

Escenario 3: Cerrar escuelas, aislar casos, contactos de cuarentena y distancia para todos

El escenario 3 es lo que los investigadores llaman “supresión”, la única forma de no solo prevenir la mayoría de las muertes, sino también de que el sistema de salud no se abrume. Es extremo y hace un llamado para cerrar todas las escuelas y universidades, aislar casos confirmados, poner en cuarentena los contactos de esos casos y exigir que la sociedad en general practique distanciamiento social. Esta es la ordenanza de refugiarse en casa, que actualmente está sucediendo en el Área de la Bahía de San Francisco donde nadie sale de sus casas a menos que tengan tareas esenciales. “Cuanto mayor sea la intervención a lo largo del tiempo, más éxito tendremos en reducir la transmisión comunitaria”, dice Bogoch.

Durante varios meses en el pico del brote en China, los funcionarios tomaron un enfoque aún más severo. El transporte dentro y fuera del punto de acceso de Wuhan fue cerrado, los vehículos privados necesitaban permisos para conducir por las carreteras y en algunos lugares a los residentes no se les permitía salir de sus casas (se les entregaban los alimentos y medicinas en su hogar).

El bloqueo fue agotador para millones de ciudadanos, sin embargo, parece haber funcionado. El viernes 20 de marzo, China informó que no había nuevos casos de Covid-19 por transmisión local desde segundo día consecutivo.

Esas medidas estrictas pueden ser poco probables en Estados Unidos. “Uno de los desafíos con las estrategias de supresión, es que son realmente difíciles de mantener durante un largo período de tiempo”, dice Bogoch.

También se podría recibir una buena cantidad de críticas cuando se trata de tácticas de represión severas. Algunos se preocupan de que un largo período de distanciamiento social afecte a la economía, mientras otros dicen que las medidas estrictas en China podrían haber contribuido a una propagación más rápida de la enfermedad, ya que todos estaban abarrotados en un solo lugar.

Autores del artículo del Imperial College dicen que el tiempo mínimo necesario para que funcione la supresión es de cinco meses de estar en casa; de mantenerse lejos de otras personas cuando sea posible y de trabajar desde casa. Además advierten que si se levantan las medidas de supresión antes de que se desarrolle una vacuna, lo que podría tomar al menos 18 meses, el número de casos podría aumentar nuevamente.

“Necesitamos estar preparados para estar acurrucados aquí hasta que tengamos terapias o vacunas”, dice Krutika Kuppalli, vicepresidenta del Comité de Salud Global de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América.

También lee: EU podría convertirse en el nuevo epicentro del coronavirus: OMS

 

Siguientes artículos

Messi sueldo coronavirus
Messi y Guardiola donan un millón de euros cada uno para lucha contra coronavirus
Por

La donación del futbolista se dividirá entre el Hospital Clinic de Barcelona y un centro médico de Argentina. Guardiola...