Tras un mes de infructuosos intentos por dar con la sonda, el organismo  anunció   que terminó formalmente la misión.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio mejor conocida como NASA (por sus siglas en inglés) dio por finalizados sus intentos por encontrar la sonda Deep Impact para el estudio de cometas, luego de que un supuesto error de programación cortó las comunicaciones radiales en agosto, informaron funcionarios.

La aeronave fue lanzada en enero del 2005 para estudiar de cerca al cometa Tempel 1.

No se trataba de un experimento pasivo. La sonda disparó un proyectil de metal de 372 kilogramos que llegó al núcleo del cometa, generando una descarga de partículas que serían analizadas por la nave principal y varios observatorios remotos.

Deep Impact continuó con el estudio de cometas al volar cerca del Hartley 2 en noviembre del 2010 y ha hecho observaciones a larga distancia de otros dos cuerpos celestes, entre ellos el cometa ISON, que se acerca a la Tierra.

La sonda también fue utilizada para buscar planetas fuera del sistema solar.

La última comunicación con la sonda Deep Impact se produjo el 8 de agosto. Ingenieros sospechan que una falla en el software pudo hacer que la nave perdiera su sistema de orientación, lo que pudo cortar las comunicaciones radiales con la Tierra en el proceso.

“Pese a este inesperado cierre, Deep Impact logró mucho más de lo que se pensó”, dijo en un comunicado Lindley Johnson, a cargo del programa en los cuarteles de la NASA en Washington.

El astrónomo Michael A’Hearn de la University of Maryland, quien lideró el equipo científico de Deep Impact, dijo en otro comunicado: “Me entristece su pérdida funcional. Pero estoy muy orgulloso de las muchas contribuciones a nuestro entendimiento de los cometas que hizo posible”.

La NASA esperaba que Deep Impact tuviera un rol clave en las observaciones del cometa ISON, que se sospecha ingresará por primera vez al sistema solar y que fue descubierto en septiembre del 2012 por dos astrónomos rusos.

El cometa se dirige a un encuentro cercano con el Sol en noviembre, al que podría no sobrevivir.

En septiembre, el Mars Curiosity Rover y el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA intentarán observar el cometa mientras pasa por  Marte.

 

Siguientes artículos

ADO anuncia traslado gratuito para evacuar Acapulco
Por

Los huracanes Ingrid y Manuel han dejado al menos 100 personas fallecidas, ríos desbordados, afectaciones a casas habita...