Forbes

Hace dos años, cinco jóvenes de España pisaron México por primera vez. Pero David Garzón, Belén Cabido, Dani Gámez, Jordi García y José Luis Aparicio no vinieron de paseo, sino a emprender.

Ellos eran de los que gustaban de comprar en todo tipo de tiendas y en todo momento. Pero también conocieron los límites de consumir de esa manera: su clóset siempre estaba lleno y no sabían qué hacer con la ropa que ya no usaban, además de que su cartera no era infinita.

“David [Garzón] un día nos planteó la idea de crear una tienda; así que analizamos cómo estaba funcionando el mercado de venta de ropa de segunda mano y nos dimos cuenta de que México podría ser el mejor lugar para empezar, sobre todo por el crecimiento del comercio electrónico”, relata Belén Cabido, CEO de Trendier, un marketplace enfocado en la venta de ropa de segunda mano.

Prendas y precios

PUBLICIDAD

Convencidos de que nada podría ir mal, los cinco emprendedores llegaron a México para empezar a trabajar en 2016. Trendier funciona de la siguiente manera: Primero, las usuarias toman fotografías de su ropa, priorizando que se vean de la mejor forma posible; posteriormente, las suben al sitio, junto con una descripción de su marca, colección y año de adquisición. Cuando aparece la potencial compradora, negocian el precio con ella a través de un chat; y, cuando llegan a un acuerdo de compra, lo único que la vendedora debe hacer es empacar la ropa y llevarla hasta un local de Estafeta, empresa que cobra 45 pesos por envío.

Apuesta a futuro

Trendier, que el año pasado también abrió operaciones en Colombia, gana el 20% de cada transacción. Hoy, comercializa alrededor de 15,000 compras al mes, con un promedio de 20 a 22 dólares, con lo que espera cerrar 2018 con ventas cercanas a los 4 millones de dólares (mdd).

Hasta ahora, ha levantado cerca 2.5 mdd aportados por fondos de Bonsai Venture Capital, Antai Venture Builder y Pedralbes Partners, que usaron para el desarrollo de la plataforma, que incluye un medio de pago propio, una wallet que acumula dinero y se puede usar para recompra en la misma página, y así evitar el pago de comisiones en cada transacción. Para este año, Trendier abrirá operaciones en Chile y Argentina.

Te puede interesar: Ropa de segunda mano, un mercado de 4,300 mdd al año

La velocidad de la moda

Para Luisa Fernanda Islas, ex modelo y hoy consultora de moda, la venta de ropa de segunda mano, sobre todo de mujer, ha experimentado, en los últimos años, un crecimiento fuerte. “La moda se está moviendo de una manera cada vez más rápida, por lo que no acabas de usar una prenda de reciente temporada cuando ya tienes una nueva en el anaquel”, comenta. “Entonces, muchas personas, para adaptarse al fast fashion, lo que hacen es que venden lo que tienen en su clóset para recuperar algo [de dinero] y seguir comprando”.

 

Siguientes artículos

¿Cómo promocionar una empresa Fintech?
Por

Debes de identificar primero qué servicio concreto se va a desarrollar. Financiación de particulares y empresas, trasfer...