El 15 de abril, cinco días antes del “420” (como se conoce a la fiesta internacional de la mariguana celebrada cada 20 de abril; se pronuncia 4-20), 1,500 personas visitaron los cuatro dispensarios de Medicine Man ubicado en Denver, Colorado, lo equivalente a un aumento del 40% sobre el miércoles promedio.

La procesión de clientes fue lenta y constante: gracias a las reglas de distanciamiento social, solo 10 personas podían ingresar a la vez. Las franjas amarillas en el piso espaciadas a dos metros de distancia ayudaron a mantener una distancia segura entre las personas, mientras la pandemia de Covid-19 continuaba afectando a Estados Unidos. La mayoría de los clientes maximizó sus límites de compra obligatorios por el Estado, que equivalen a una onza de la flor de cannabis.

Sally Vander Veer, cofundadora y directora ejecutiva de Medicine Man, explicó que ese día muchos estadounidenses recibieron sus cheques de estímulo federal y el consumo fue tan grande como en el “420” del año pasado.

“Bromeamos que todo el mes de abril sería ‘420’ y en 2020 se hizo realidad”, dice Veer.

Un mes antes, cuando Colorado estableció la orden de quedarse en casa, las compras de pánico se dispararon y las ventas de cannabis aumentaron un 30%. Vander Veer explicó que pensó que el ritmo disminuiría y volvería a aumentar el 20 de abril, como lo hace históricamente; sin embargo, el negocio ha sido inusualmente dinámico todos los días. Se cree que las realidades de la cuarentena (un número sin precedentes de personas que regresan del trabajo y nerviosas por el futuro) que se superponen con el 420, ha intensificado las ventas para alcanzar niveles récord.

“Si observas las ventas día tras día, el mes de abril presentó el aumento más constante y sostenido que hemos visto”.

Mientras que otros sectores han sido aplastados por el bloqueo del coronavirus, incluidos los restaurantes, hoteles y juegos de azar, la industria del cannabis ha disfrutado de una alza significativa. A pesar de la cancelación de muchos eventos en vivo (conciertos y reuniones que atraen a decenas de miles de turistas a estados donde el cannabis recreativo es legal), los datos sugieren que este será el “420” más grande en términos de ventas en la historia de la industria.

No te pierdas: Pandemia de coronavirus deja sin empleo a 22 millones en Estados Unidos

El año pasado, los estadounidenses compraron mariguana por un valor de 90 millones de dólares (mdd) durante el “420”, que se ha convertido en equivalente al Black Friday para esta industria, o tres veces las cifras normales de ventas, de acuerdo con la firma de investigación BDSA.

Lo que ha sucedido en Medicine Man no es inusual: los dispensarios en Estados Unidos informan cifras de ventas similares. A medida que los estados instituyeron políticas de refugio en el hogar a mediados de marzo, las ventas de cannabis crecieron el 35% en comparación con el mismo período del año pasado, de acuerdo con Cowen.

Después de una pequeña caída a causa de las compras de pánico, las ventas de abril todavía están por encima de los niveles de 2019. A pesar del Covid-19, o más probablemente debido a esto, el “420” está listo para romper el récord del año pasado.

“Va a ser el ‘420’ más grande de la historia”, dice Kyle Sherman, fundador de Flowhub (empresa que proporciona software de sistema operativo de pago a los dispensarios).

Sherman dice que su compañía está viendo una narrativa convincente en los datos que salen de los dispensarios. En un día promedio en abril de 2020, las ventas recreativas diarias aumentaron entre 15% y 20%, en comparación con el mismo periodo del año pasado en los 13 estados en los que Flowhub tiene clientes. Las transacciones promedio también aumentaron 20%.

Si bien todavía no hay estadísticas sobre si los fumadores de mariguana son más susceptibles al coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han declarado que los fumadores de cigarrillos tienen más riesgo de contraer coronavirus. Sin embargo, la incertidumbre no ha suavizado las ventas, desde febrero más personas están comprando comestibles de mariguana y cannabis, mientras que las ventas de vaporizadores han disminuido, según Cowen.

Un salvavidas crucial para la industria del cannabis que condujo a este “420” fue el hecho de que muchos estados consideraban que los dispensarios eran negocios esenciales, lo que les permitió mantenerse abiertos. El resultado es un giro extraño, si no irónico, para la industria que sigue siendo ilegal, de acuerdo con la ley federal de EU.

El aumento en los negocios durante la temporada Covid-19 y el “420” ha llevado a que Cresco Labs (el productor y minorista de cannabis con sede en Chicago con 20 dispensarios en 11 estados) comenzara a contratar a 250 nuevos empleados de tiempo completo en sus tiendas, enfocados especialmente en emplear a trabajadores de restaurantes y hostelería.

Steve DeAngelo, cofundador de Harbourside, una de las cadenas de dispensarios más conocidas del país, dice que al cannabis siempre le ha ido bien en las recesiones económicas.

“El cannabis es tremendamente resistente a la recesión debido a la falta de elasticidad de la demanda”, dice DeAngelo. Señala que cada año desde 1937, cuando la mariguana fue criminalizada en los Estados Unidos, el cannabis se ha vuelto más caro.

Quizás otra razón por la cual las ventas todavía están por encima de los niveles previos a la pandemia, es que la industria ha podido adaptarse rápidamente a la vida en medio del Covid-19, duplicando las estrategias creadas en el mercado negro que tienen sus raíces en la velocidad, conveniencia y discreción en la entrega.

Con los estadounidenses protegidos en su hogar, las compañías de entrega de la industria doblan esfuerzos para hacer llegar pedidos de cannabis a las puertas de los compradores, a través de un clic. Las empresas de reparto han disfrutado del crecimiento más impresionante de la industria.

Desde que California instituyó las restricciones del Covid-19, a mediados de marzo, Emjay, el antiguo servicio de entrega con sede en Los Ángeles, ha visto crecer sus ventas en 349%, mientras que las nuevas suscripciones aumentaron un 230% y los repartos incrementaron por primera vez un 275%, en los últimos 30 días

Chris Vaughn, CEO y fundador de Emjay, considera que la entrega es la clave para el aumento de las ventas de este “420”.

“Será un gran 420 debido al crecimiento de la industria y porque la gente celebra las vacaciones, nosotros hemos estado analizando la nueva adopción del cliente. Tal vez se trate de personas que nunca irían a un dispensario, pero se encuentran en casa y realmente no tienen mucho que hace, así que lo están probando”, dice Vaughn.

Del mismo modo, el volumen de pedidos en Weedmaps, que permite a los clientes realizar pedidos en línea y gestiona la logística de entrega de los dispensarios, ha aumentado siete veces la semana previa al 20 de abril, en comparación con el año pasado. “El ‘420’ es enorme para nosotros”, dice Juanjo Feijoo, director de marketing de Weedmaps.

Great American Smoke-In: Weedmaps está organizando una fiesta virtual “420” con Wiz Kahlifa y otras celebridades amigables con el cannabis. Eaze es una una compañía de software de entrega de mariguana con sede en Los Ángeles que está respaldada por inversores como Snoop Dogg, y que también ha experimentado un boom similar de 420 pandemias.

En total, del 13 de marzo al 16 de abril, los nuevos registros de clientes aumentaron 62% y las entregas por primera vez incrementaron el 55% desde febrero. El valor total promedio de cada transacción de cannabis también aumentó casi 20% y las entregas generales crecieron 7% desde febrero. “Somos la máquina que entrega cannabis en todas partes en ‘420’”, dice Elizabeth Ashford, directora senior de comunicaciones corporativas en Eaze.

Más allá del “4202, se espera que la industria en general crezca este año. La firma de investigación BDSA proyecta que las ventas de cannabis en EU alcanzarán los 16,300 mdd en 2020, una tasa de crecimiento del 31% respecto al año pasado. Todo esto para decir que la industria no se ha visto frustrada por las cancelaciones masivas y las órdenes de quedarse en casa. El “420” durante el coronavirus se ha convertido en la oportunidad de la industria para demostrar cuán grande puede ser el mercado legal.

Cada año, decenas de miles de personas viajan para asistir a eventos y conciertos en todo el país para encender y celebrar. El rapero Too Short, amigable con el cannabis, iba a ganar medio millón de dólares en los próximos meses por conciertos que comenzarían con un espectáculo del 420, el fin de semana en el Staples Center de Los Ángeles. Sin embargo las restricciones de cuarentena orillaron a la cancelación. “Es deprimente pensar en eso, es como perder a tus hijos”, dice Too Short.

En cambio, presentará “El encuentro virtual más grande del mundo” desde su estudio en el centro de Los Ángeles, al que llama Boombox, a través de Instagram Live. Raperos como Jadakiss y el artista de reggae Julian Marley, hijo de Bob Marley, harán apariciones especiales.

También lee: La carne de res de México ‘rescatará’ el abasto en Estados Unidos

Wiz Khalifa, el rapero de Pittsburgh amante de la mariguana, decidió crear un set durante el evento virtual de Weedmaps luego de que se cancelara su concierto con Snoop Dogg en el anfiteatro Red Rocks de Colorado. En tanto, Chris Webby, el rapero independiente de los suburbios de Connecticut, canceló 10 shows alrededor referentes al “420”, por lo que ahora organizará un evento virtual con Pete Davidson, la estrella de Saturday Night Live,.

“El ‘420’ es un feriado resistente, lo primero en lo que pensamos fue que día se superpondría con la cuarentena y no sabíamos que íbamos a fumar y alcanzar a más personas sobre todo en Zoom“, dice Too Short. Después de todo, ni siquiera una pandemia puede impedir que las personas disfruten de las mejores vacaciones.

Por Will Yakowicz

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

 

Siguientes artículos

Comercios del Centro Histórico cerrarán el fin de semana por no respetar medidas sanitarias
Por

Ante la falta de cumplimiento en las medidas sanitarias durante la reapertur de los negocios del Centro Histórico, cerra...