Desde el inicio de la pandemia los ciberataques a compañías en México y el mundo se han elevado entre un 15 y 20%, por lo que Tata Consultancy Services (TCS) buscará con su Centro de Gestión de Amenazas en América Latina, ubicado en Querétaro, ofrecer a las empresas un mayor control de la seguridad de esos datos, con un servicio localizado.

En entrevista con Forbes México, el country head de TCS en el país, Rajeev Gupta, señaló que trabajarán en soluciones de ciberseguridad para garantizar protección a sus clientes empresariales en todo América Latina, Estados Unidos y Europa con servicios de gestión de amenazas completos e integrados a los ecosistemas.

“Tenemos más de 20,000 asociados través de la región, en 8 diferentes países en Latinoamérica, TCS cree en el potencial de Latinoamérica, hemos expandido nuestras operaciones a través de Latinoamérica abriendo nuevas instalaciones en Ciudad de México y Querétaro, en Brasil y Colombia”, afirmó.

Lee: Avión de tres alas y 70% menor consumo promete revolucionar vuelos comerciales

De acuerdo con la firma, con la creciente digitalización, ha surgido un aumento de ciberataques. Se han violado los sistemas de seguridad y protección de los sistemas, tanto en puntos de entrada física, como digitales.

Además, con los avances tecnológicos, las ciber amenazas también se han vuelto más sofisticadas y más capaces de causar enormes daños, por lo tanto, hay una necesidad apremiante de contar con sistemas de vigilancia continua y análisis de riesgos en tiempo real.

En este sentido, Gupta destacó que el centro de Querétaro es respuesta a la necesidad cada vez más avanzada de ofrecer a las compañías un mayor control de la seguridad de esos datos y sus sistemas.

Y es que, además de generar más de 500 puestos de trabajo en los próximos 18 meses, ofrecerán a sus clientes un servicio localizado desde la región, con soluciones de ciberseguridad para garantizar protección.

A su vez, Gabriel Croci, líder de ciberseguridad en América Latina de la compañía comentó que antes de la pandemia veían un aumento de los ataques de ciberseguridad principalmente porque ciertos grupos de hackers estaban tratando de hacer sus ataques más específicos.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia y la migración al trabajo remoto los cibercriminales se enfocaros a este nicho, al ser más vulnerable.

“Lo que hicieron las empresas de hackers fue enfocar sus ataques a esos sistemas que eran muchos más vulnerables, además, hubo un cambio también del perfil de los hackers, al principio los hackers solamente eran algunos estudiantes o algunos grupos que se juntaban para hacer tal cosa”.

En este sentido, comentó que se transformaron en empresas que buscaban, ya sea por orden de algún gobierno o algún grupo económico, entrar otras compañías.

Suscríbete a Forbes México 

 

Siguientes artículos

Automotrices de EU aspiran a que 50% de sus ventas sean de vehículos eléctricos para 2030
Por

El Gobierno de EU ha estado presionando a los fabricantes de automóviles para que respalden un compromiso voluntario de...