La industria automotriz, recién declarada actividad esencial por el Consejo de Salubridad General, ha encontrado en Puebla el freno de parte del gobierno estatal, cuyo titular ha considerado que no hay condiciones para su reapertura.

Sin embargo, la industria automotriz nacional tiene un peso más allá del propio territorio nacional, lo que presiona aún más para su reapertura.

Sigue el Foro Forbes Conecta: Business Disruption por YouTube

“Estamos esperando que los autoparteros podamos empezar a producir, no somos nada más proveedores de Volkswagen y Audi, sino somos proveedores de manera internacional con Asia, EU y Europa”, aseguró Ulrich Thoma, presidente del Clúster Automotriz de la Zona Centro (Clauz) en Puebla.

Agregó que entre las medidas que planean tomar en caso de una reanudación de operaciones, las empresas autoparteras solamente laborarían con 11% del total del personal de las empresas para reducir riesgos de contagio.

En entrevista con Forbes, resaltó que las negociaciones con las autoridades locales han sido cordiales, y de la parte oficial se escuchan y entienden sus argumentos por los que les urge reanudar operaciones.

“El no producir piezas no es nada más para Puebla, eso está sobre la mesa y se está indicando que es una presión tremenda de varios OEM (ensambladoras), no nada más nacionales, también internacional. VW de Alemania ya lleva trabajando 3 semanas y pues las autoparteras en EU empezaron a trabajar desde mayo 14, 18, y los stocks que se tenían se están perdiendo, el temor es enorme de perder el suministro”, expuso.

También lee: Automotrices piden al gobierno de Puebla quitar freno a reapertura de plantas

De acuerdo con el presidente del Clauz, alrededor del 20% de la producción de partes de la zona está destinada a la exportación. El Clúster está integrado por unas 170 empresas, de las cuales medio centenar se encuentra en Tlaxcala y está en condiciones de operar, mientras que el resto se ubica en Puebla.

“En Tlaxcala, el ambiente con el gobierno es totalmente diferente, ahí ya nos dieron las liberaciones del IMSS con varias empresas, esos autoparteros van a poder empezar a laborar ya a partir de hoy”, comentó Thoma.

Forbes buscó a la Secretaría de Economía de Puebla para conocer los avances en la negociación. Hasta el momento, no se ha recibido respuesta de la autoridad.

Sanciones por minuto

La presión de la industria automotriz para reanudar actividades comenzó desde principios de mayo, cuando el gobierno estadounidense anunció que presionaría al gobierno mexicano para reactivar la fabricación en la actividad aeroespacial, la cual resulta crucial para su Ministerio de Defensa.

A la par, sindicatos de trabajadores del sector automotor en EU llamaron al Congreso de su país a impulsar el reinicio de ese rubro en su vecino del sur. No obstante, fabricantes mexicanos advirtieron del riesgo de que las plantas al norte del Río Bravo comiencen a buscar proveedores en otras regiones para reanudar su operación.

Las autopartes mexicanas representan hasta 35% del contenido de algunos modelos que se ensamblan en EU, de acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad y Tráfico en Carreteras de ese país.

Además, en la industria automotriz se establecen sanciones elevadas en caso de incumplimiento. El paro de una armadora representa sanciones que pueden ir de los 5 a los 10 mil dólares por minuto que se detenga la producción, de acuerdo con productores, lo que hace inviable no cumplir con el abasto.

 

Siguientes artículos

ecommerce, comercio electrónico, wopen
Wopen: la solución e-commerce que reactiva el comercio local en México
Por

Con la llegada de Wopen, las pequeñas y medianas empresas podrán digitalizar su negocio, expandir su mercado y promover...