Luego de la caída en la demanda del crédito generada por la pandemia del Covid-19, la banca espera que este año repunte y registre un crecimiento de entre 6 y 8%, mientas que el índice de morosidad regrese a su nivel tradicional.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Daniel Becker, generalmente el crédito de la banca al sector privado va correlacionado al avance del Producto Interno Bruto (PIB), cuya perspectiva es de 5% para este año.

Por lo que, si bien no tienen “una bola mágica” para ver que habrá en el futuro cercano, con los elementos actuales sí consideran razonable que la economía pueda crecer en un intervalo entre 5, 6.5 o 7% en 2021.

“El crédito de la banca el sector privado generalmente crece al doble del PIB, con estos índices de capital y liquidez no sería difícil ver, en la medida que continúen estas expectativas de crecimiento, que el crédito crezca entre el 6 y el 8%, es una probabilidad que le damos el 50% de confianza de que ocurra, siempre y cuando no haya un evento extraordinario que no tengamos en el radar”, explicó.

Lee: ¿Qué hay detrás de la salida de Lala de la Bolsa Mexicana de Valores?

Asimismo, el presidente de la ABM opinó que es probable que el índice de morosidad financiera (IMOR) de los clientes de la banca regrese a los niveles tradicionales, luego del alza producto de las afectaciones de la pandemia.

Becker comentó que el 2.6% al que llegó el IMOR, que fue mucho mejor que en crisis anteriores, llegó a su punto de inflexión, donde el segmento más golpeado fue el consumo, con 5.5%.

“Veremos rentabilidades buenas, quizá un poco menores por seguir creando reservas, el IMOR en su punto de inflexión para empezar niveles tradicionales típicos de entre 2 y 2.3%, siempre y cuando no veamos algo adicional y potenciales crecimientos de 6 y 8% si no tuviéramos una nueva sorpresa hacia delante”, agregó.

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en marzo de este año el IMOR de la cartera total de la banca se situó en 2.57%, 0.25 puntos porcentuales más que el nivel observado en el mismo mes de 2020.

Tan solo en la cartera de consumo se ubicó en 4.87%, con un incremento anual de 0.41 puntos porcentuales; pero en las tarjetas de crédito se ubicó en 6.06%.

Sin embargo, los datos de la CNBV indican que en marzo de este año el índice de morosidad ajustado (IMORA), el cual permite observar el impago de las personas, además de incluir  la cartera vencida y los montos de pago rebajados en créditos, fue de 5.32%, 0.75 puntos porcentuales más que en el mismo mes de 2020, a inicios de la pandemia.

Los datos más recientes de la CNBV indican que tan solo en la cartera consumo el IMORA en marzo pasado fue de 14.77%, en este segmento, las tarjetas de crédito reportaron un índice de 18.55%, los créditos personales de 18.79% y los de nómina 10.20%.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Estados Unidos baja la calificación de la seguridad aérea de México
Por

Esta medida impedirá a las compañías aéreas mexicanas sumar nuevos vuelos a Estados Unidos y limita la capacidad de las...