La iniciativa que busca cambios en la metodología con la que se determinará el cobro de las comisiones de las Afore en 2022 podría provocar algunas fusiones en el mercado mexicano e incluso la venta de algunas carteras, estimó Banorte.

El director general de Banca de Ahorro y Previsión del Grupo Financiero, Fernando Solís Soberón, consideró que es previsible que las afectaciones serán mayores para aquellos que con la reducción de comisiones y dada su escala, el monto de activos que administra, su gastos de administración y comercialización, les será particularmente difícil permanecer en estas circunstancias y es previsible que haya movimientos.

“Lo más probable es que se vayan a vender las carteras de las Afore. En el extremo de que pudiera quebrar una Afore, los fondos de los trabajadores están perfectamente protegidos e independiente de los administradores. Los recursos de los trabajadores no sufrirán afectación alguna y lo que podría ocurrir son compras o traspasos de cartera en ese escenario”, aseguró.

Asimismo, opinó que habrá algunos no podrán o no querrán seguir.

En el caso de Banorte, precisó que al ser la Afore que más cuentas administra, tienen una ventaja de escala que les permite hacer frente a estos temas.

Lee: Walmart quiere competir con Amazon y Mercado Libre: hará entregas de vendedores de su marketplace

En este sentido, el director general de Grupo Financiero Banorte, Marcos Ramírez, dijo que por el momento no se prevé por parte de la firma la compra de ninguna Afore y que por el momento se sienten cómodos con la operación actual de Afore XXI Banorte, pero en su momento se analizaría la oportunidad.

Y es que recientemente Consar publicó en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) un anteproyecto en el cual cambia la fórmula con la que se calculará la comisión que cobrarán las Afore el próximo año, la cual tendría una reducción desde el 0.80% que se cobra actualmente.

Banorte logra crecer su cartera de crédito

Banorte registró en el tercer trimestre una utilidad de 8,874 millones de pesos, lo que representó una ligera disminución de 0.4% respecto al mismo periodo del año pasado; Marcos Ramírez explicó que esto se debió a un menor margen por tasas y al impacto en el negocio de seguros por las pólizas relacionadas con el Covid-19.

Sin embargo, en la suma de los meses entre enero a septiembre de este año, el beneficio fue de 25,987 millones de pesos, lo que representa un incremento de 6% en relación a los 24,542 millones de pesos del 2020.

Mientras, la cartera de crédito de la institución creció 2% entre julio y septiembre pasado, para alcanzar los 813,247 millones de pesos; de la cual la relacionada al consumo subió 5%, con un saldo de 317,247 millones de pesos.

De acuerdo con el banco, el crédito hipotecario mostró un crecimiento de 8%, el de nómina avanzó 4% y el automotriz subió 2%, mientras que la tarjeta de crédito mostró una caída de 4% en el periodo.

A su vez, la cartera comercial reportó un aumento de 5%, con un saldo de 198,258 millones de pesos; mientras que la de corporativos una baja de 7%  a 136,343 millones de pesos y la de gobierno cayó 1% a 161,400 millones de pesos.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

intel tercer trimestre
Intel reporta ingresos menores a los esperados para el tercer trimestre
Por

La compañía espera unos ingresos de unos 18,300 millones de dólares tras el tercer trimestre, frente a estimaciones de 1...