La distancia de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hacia las energias renovables puede afectar su calificación —Baa1 negativa— en el largo plazo, advirtió Moody’s.

Aunque la calificadora de riesgo crediticio matizó que el desinterés de la compañía estatal por las fuentes de energía limpia no tendrá implicaciones en el corto plazo, sí puede provocar un riesgo en los próximos tres a cinco años.

“Las políticas internacionales sobre carbono, incluyendo objetivos de energía limpia, probablemente requerirán inversiones adicionales, lo que podría dar lugar a un mayor apalancamiento, un factor crediticio negativo”. consideró la firma en un reporte.

Sigue la información de la economía y las finanzas en nuestra sección especializada

Las cuestiones ambientales son cada vez más importantes para los acreedores, por lo que la falta de una política clara de México y
CFE hacia las energías renovables, además de la reducción de emisiones de carbono implicaría un menor acceso al mercado de deuda, señaló la calificadora.

El plan de CFE para la transición del país a energías limpias implica modernizar ocho plantas de generación hidroeléctrica para añadir una capacidad de generación de 530 MW para 2025 y reducir las emisiones de CO2 en 42% hacia 2024.

Sin embargo, este plan está en riesgo a causa de sequías y podría implicar mayores costos para la CFE. Dado que la escasez de agua limita la capacidad de generación de energía hidroeléctrica, este déficit deberá compensarse mediante otras fuentes de energía.

“Además, consideramos que la CFE enfrenta riesgos derivados de residuos y contaminación relacionados con la generación de energía nuclear, o a
través de carbón y combustóleo”, precisó.

Los estándares Ambientales, Sociales y de Gobernabilidad (ESG, por sus siglas en inglés) tienen un impacto crediticio moderadamente negativo en las empresas reguladas de electricidad y gas con activos de generación.

Si bien muchas empresas de servicios públicos enfrentan riesgos físicos del cambio climático y problemas relacionados con la descarbonización, la mayoría pueden intentar recuperar los costos que conlleva el cumplimiento de las normativas ambientales.

“La Puntuación de Impacto Crediticio (CIS por sus siglas en inglés) de Moody’s de CIS-3 para la CFE, refleja nuestra opinión de que las consideraciones ESG tienen un impacto moderadamente negativo en la calificación actual, con un mayor potencial de impacto negativo en el futuro”, agregó.

El gobierno y la compañía que dirige Manuel Bartlett han criticaco el negocio de las energías renovables por un supuesto riesgo de operación para la seguridad del sistema eléctrico nacional.

Lee también: La gran mentira de las energías renovables, según la CFE

 

Siguientes artículos

Compras en línea
Inversión en redes sociales crece 47% durante Hot Sale 2021
Por

Instagram se posicionó como la plataforma líder para objetivos de engagement o interacción durante el Hot Sale 2021.