Aunque la mayoría de las grandes empresas tienen perfilados aumentos salariales de hasta el 5% para el siguiente año, lo cierto es que éstos se verán presionados por la alta inflación que se registra en México.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadistica, Geografía e Informática (Inegi), durante octubre la inflación en México se ubicó en 6.24%, la más alta en 23 años, impulsada por la alza en los precios de los energéticos y algunos alimentos, como el huevo y la cebolla.

Lee: Inflación en México se acelera más de lo esperado en octubre, en 6.24%

De acuerdo con Gabriel Chipoco, director de Data de Willis Towers Watson (WTW), factores como la competitividad, rentabilidad e ingresos son componentes que predominan en las grandes empresas para destinar aumentos salariales y sólo segmentos como la inflación y la política de salarios del gobierno son de referencia más no determinantes.

“Lo que se está viendo es que en el mercado hay un crecimiento del 5% para el próximo año, pareciera que puede ser un incremento menor al que viene reflejado en la inflación, sí, pero tomando en cuenta todas las variables es lo que se espera”, indicó Chipoco en entrevista con Forbes México.

Aunque es preocupante para el sector empresarial los altos niveles inflacionarios registrados durante el mes pasado, el analista expuso que las grandes empresas no buscan resarcir los efectos de la escalada de precios con aumentos salariales.

Detalló que las firmas siempre tratan de compensar el salario con bonos y otras prestaciones que ayudan a mitigar los efectos inflacionarios, pero nunca podrán estar a la par dado que perderían dinero, es decir, rentabilidad.

Ejemplificó que una empresa que tiene una meta anual de crecimiento en ingresos y en salarios no puede considerar en estos objetivos resarcir los efectos de la escalada de precios.

“La empresa va a perder dinero”, sostuvo. “Al final, las empresas deben cuidar la rentabilidad que tienen y dónde andan. Es una preocupación en el ambiente, sí, porque las empresas puede que den incrementos salariales que no necesariamente van a resarcir a la inflación si es que queda más alta de manera general”.

No te pierdas: McDonald’s aumentará sueldos a empleados para evitar rotación

Según Chipoco, una de las lecciones que dejó la emergencia sanitaria por Covid-19 es que los incrementos salariales estarán más enfocados al mérito a fin de privilegiar la retención de talento cuidando siempre los costos para garantizar la rentabilidad.

“Algo que hemos visto en el mercado es que las empresas, cuando tienen un presupuesto del 5% es ver cómo asignan este presupuesto porque no es que le den incrementos generales a todos y todos van a crecer sus salarios 5% hay quien recibe más o menos, por desempeño entre otras cosas”, explicó.

Para 2022, abundó, se prevé que entre un 20 y un 30% de las empresas destinen hasta el 2% de su presupuesto para la atracción de talento y se espera que esta tendencia, aunque con menor dinámica, se mantenga en los siguientes meses.

“Lo que estamos viendo también es que algunas empresas están empezando a tener algunos presupuestos adicionales a ese 5% para ajustes, promociones y programas de retención y talento. El mercado se contuvo durante el año pasado y se está reactivando, las empresas están saliendo a contratar gente, están buscando talento y pues está siendo un tema bastante movido”, apuntó.

“No son todas las empresas, entre el 20 y 30% de las empresas están destinando adicionalmente al 5% entre el 1 o 2% adicional, pero no para todos, sino para poder hacer promociones, algunos temas de atracción y retención de gente”.

De acuerdo con estimaciones gubernamentales, para el próximo año se prevé un aumento salarial del 15%, es decir, se pasaría de 141 pesos a 162 pesos por día.

“Los incrementos de salario mínimo tiene un impacto de manera más directa en gente con posiciones operarias, de manufactura que pueden estar en los niveles de un salario mínimo o cercano”, refirió el analista.

Para 2022, Gabriel Chipoco estimó que la recuperación económica en México será más lenta a lo visto en 2021 por la naturaleza del rebote que se prevé será de hasta el 6%.

Aunque dijo que la expectativa es que se siga creciendo en generación de empleos y de activación económica, consideró que se tendrá que estar pendiente de las reformas al sector eléctrico que propone la administración lopezobradorista a fin de no perder inversión extranjera.

“La recuperación va a ser más lenta, ahorita la recuperación es mas alta por el rebote. La expectativa es que sigamos creciendo, ahora habrá que ver políticas en lo que sucede en el país para no perder inversión extranjera para que esto se siga moviendo”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

8 años y 1,500 mdd después, Uber quiere más ciudades y usuarios en México
Con pocas opciones de autos eléctricos, Uber opta por compensaciones de carbono en Latam
Por

Desde febrero, el grupo estadounidense de movilidad ofrece a sus clientes en México la opción 'Uber Planet'.