Algunas estéticas y barberías de la Zona Metropolitana del Valle de México han decidido desafiar la emergencia sanitaria por el coronavirus y continuar con sus servicios, sin embargo han reportado una afectación económica del 70% aproximadamente, a pesar de las estrategias de supervivencia e higiene.

Aunque la declaratoria de emergencia sanitaria del 31 de marzo estableció que sólo seguirán abiertos los comercios de actividades esenciales (alimentación, seguridad y salud, entre otros), algunos trabajadores de la belleza refieren sobre la necesidad de seguir laborando, puesto que su sustento depende de ello y las autoridades no se han hecho presentes.

De acuerdo con datos de la empresa L’Oréal, en México funcionan más de 80 mil salones de belleza que emplean a más de 200 mil personas, lo cual genera una facturación anual de 2.6 billones de pesos y cada año atiende a cerca de 80 millones clientes.

Lee también: L’Oréal echará una mano a peluquerías y estéticas en esta cuarentena

“Mi vida y mi economía dependen de esto”, explicó Giovanni en entrevista a Forbes México, quien lleva dos semanas sin laborar, aunque la barbería donde trabaja continúa abierta.

“Hasta hace dos semanas estábamos dando el servicio, pero el patrón nos dijo que cómo quisiéramos, si quisiéramos ir o no a trabajar, no dijo vamos a cerrar la estética, dice que por los gastos”. refirió.

El experto de las tijeras comentó que las autoridades capitalinas no se han acercado con ellos ni les han hecho llegar una notificación oficial para indicarles sobre el cierre del negocio; tampoco han solicitado el apoyo económico que ofrece la CDMX, puesto que los 10,000 pesos de crédito que brindan son poco rentables para los 15 trabajadores del lugar.

El total de negocios de dicho giro consultados por este portal web indicaron que cambiaron la dinámica de atención a sus clientes: les piden uso de cubrebocas, gel antibacterial, realizan limpieza de sus instrumentos y solicitan que sólo una persona ingrese al lugar.

Aunque algunos profesionales del peinado han decidido brindar sus servicios a domicilio, en el caso de Giovanni no han sido muchas las ofertas, ya que gente tiene temor a que les puedan contagiar alguna enfermedad viral.

QuédateEnCasa | Lee sin costo nuestra revista: Los empresarios buscan crecimiento, no confrontación

En el caso de Esteban, quien trabaja en una barbería del Estado de México, la mayor adversidad a la que se ha enfrentado es a la incertidumbre de seguir laborando, puesto que sólo cuenta con la información que circula en redes sociales y los medios de comunicación tradicionales.

Ante la ausencia de las autoridades, decidió implementar la sana distancia entre los consumidores, usar uniforme de manga larga, así como cubrebocas y guantes.

Señaló que la mayor pérdida económica que ha tenido es en la venta de venta de productos para el cabello y la barba, aunque los ingresos por los cortes de cabello también han sido lastimados.

Pese a la contingencia epidemiológica, algunas estéticas brindan servicio, haciendo caso omiso a las indicaciones de sana distancia para prevenir el contagio masivo del COVID-19. Ciudad de México, 3 de abril del 2020. Foto: Notimex-Susana Gil.

Para Ana, estilista mexiquense, la afectación no ha sido sólo económica, sino también anímica, puesto que los gastos corren día tras día y sus ventas han bajado un 70% durante el último mes.

“Estoy haciendo cubrebocas de tela, pero no ha habido mucho (ingreso) porque varios hacen lo mismo. Sigo con mis actividades, esperando a que esto se solucione. No hay mucho en el que te puedas hacer o vender otra cosa, no hay mucha gente en la calle”, reiteró.

Lee también: Reinventarse para sobrevivir: la estrategia de los restaurantes en tiempos de coronavirus

Por otra parte, Bianca relató que su especialización en colorimetría dentro del área de la belleza le auxilió a sortear de mejor manera la pandemia, puesto que los clientes que buscan cambiar de color su cabellera la siguen buscando de manera habitual.

Reconocer que ha perdido el ingreso de los cortes de cabello, ya que decidió cerrar desde que inició la emergencia sanitaria y sólo labora con cita o en los domicilios, por lo que calcula una pérdida del 30% en sus ganancias.

Los planes de algunos expertos en belleza consultados por este sitio web, para cuando termine la pandemia, son referentes a la publicidad y difusión de ofertas para atraer la atención de la gente y reactivar su negocio.

banner telegram

 

Siguientes artículos

marketing
El Marketing del Vigilante ¿la nueva forma de activismo social?
Por

Las empresas han descubierto que los consumidores están recurriendo a la "vigilancia digital" para obligar a las empresa...