Tala, compañía fintech enfocada a economías emergentes, anunció hoy una recaudación de fondos de 145 millones de dólares en una ronda Serie E dirigida por Upstart, con la participación de la Stellar Development Foundation, con lo que eleva su financiamiento total a más de 350 millones de dólares. 

Los nuevos inversionistas Kindred Ventures y J. Safra Group, junto a socios existentes, incluidos IVP, Revolution Growth, Lowercase Capital y PayPal Ventures, también se unieron a la ronda.

La empresa utilizará la inversión para acelerar el lanzamiento de su nueva experiencia de cuenta financiera, que brinda a los clientes nuevas herramientas para “pedir prestado, ahorrar y administrar su dinero” a través de su aplicación.

Tala también hará crecer su equipo en Kenia, Filipinas, México, India y Estados Unidos.

Como parte de esta recaudación de fondos, Paul Gu, cofundador de Upstart, y Denelle Dixon, CEO y directora ejecutiva de Stellar Development Foundation, se unieron a la junta directiva de Tala.

Desde su lanzamiento en Nairobi en 2014, Tala ha ofrecido más de 2,700 millones en crédito a más de 6 millones de clientes en Kenia, Filipinas, México e India. Este alcance no se ha detenido y actualmente más de 12,000 nuevos usuarios en todo el mundo se unen a la plataforma cada día. 

Lee también: Con la llegada de las fintech, los bancos tienen que empoderar al cliente

Para Shivani Siroya, fundadora y CEO de Tala, en los mercados emergentes además de una necesidad hay una gran oportunidad para liberar el potencial de los más de 2 mil millones de personas que viven en estas regiones y no tienen un acceso digno a servicios financieros.

“Buscamos que tengan una entidad financiera que les permita utilizar su dinero de manera más eficiente, protegerlo y hacerlo crecer,” dijo Siroya en entrevista con Forbes México. “Así no solo se desarrollarán como consumidores en el sistema financiero, sino como individuos con la confianza de poder mejorar su calidad de vida”.

Este efecto multiplicador positivo no sólo gira en torno a los consumidores, explica Siroya, ya que el mercado “también se beneficiará de tener miles de millones de nuevos consumidores a los que servir”.

Con esto en mente, Tala llegó al mercado mexicano en 2017 con el objetivo de servir a los “más de 16 millones de personas que no están bancarizadas”. De acuerdo a la Asociación de Bancos de México (ABM), 53% de los adultos en el país no tiene una cuenta bancaria, mientras que 7 de cada 10 no tienen acceso al crédito.

Pero los desafíos no son menores. Según Siroya, todavía se requiere de infraestructura clave en México para liberar el potencial de las fintech en el país, como sistemas de identificación nacional homologados y estandarizados que ayuden a subsanar el fragmentado sistema de pagos actual.

“Tala puede intervenir y ayudar realmente empleando nuestra tecnología y nuestro conocimiento de esta población para poder desbloquear el segmento no bancarizado”, afirmó.

¿Cuáles son las problemáticas de fondo que hay que abordar para alcanzar el potencial de las fintech en México? Para Siroya, se trata de pensar en la cadena de suministro clave y las plataformas que necesitan construirse.

“Hay que pensar en cómo podemos asociarnos con el gobierno, incluso en los sistemas nacionales de identificación, en cómo podemos trabajar juntos para acelerar la transición del dinero en efectivo hacia un ecosistema digital”, planteó.

Desde Tala, el replanteamiento del sistema de calificación crediticia y los cambios que han promovido para aumentar el acceso al crédito han sido unos de los pasos dados en esta dirección.

Incursiona Tala en criptomonedas

Como parte de la infraestructura financiera digital que se está construyendo en los mercados emergentes, Tala ahora tiene en la mira al mercado de las criptomonedas.

Aprovechando la red Stellar, la empresa utilizará también estos fondos para desarrollar el primer producto criptográfico de mercado masivo para mercados emergentes, promoviendo una promesa central de tecnología digital al poner a disposición herramientas financieras “más asequibles y equitativas para las poblaciones que pueden beneficiarse al máximo de la criptoeconomía”.

Aunque Siroya, quien antes de fundar Tala trabajó para el Fondo de Población de las Naciones Unidas, admite que sería idóneo que las fintech de la región pudieran concentrar sus esfuerzos en mejorar su producto y hacer crecer su oferta al mercado en lugar de montar también la infraestructura ausente, la empresa que dirige ve los retos que presentan los mercados emergentes como una oportunidad para ofrecer una oferta más completa a sus usuarios a largo plazo.

“México es uno de nuestros mayores mercados. Es una región con un crecimiento clave para nosotros y es un territorio en el que vemos que hay una necesidad real de ir más allá del dinero en efectivo”, dijo Siroya.  “Tala pretende desempeñar un papel central en la atención efectiva de estas necesidades a nivel holístico en torno a su vida financiera”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

El banco suizo UBS cierra negocio de corretaje en México
Por

Dos de las fuentes dijeron que UBS mantendrá su presencia en México, pero gestionada desde otras regiones.