Con la inminente elección presidencial y los políticos a ambos lados del pasillo pidiendo investigaciones sobre su poder, las grandes compañías tecnológicas Facebook, Google, Amazon y Apple enfrentan una inminente batalla antimonopolio con miles de millones de dólares en juego.

Antes de que la pandemia del Covid-19 azotara a Estados Unidos y de que Twitter y Facebook se vieran afectados por sus respuestas a las publicaciones del presidente Trump, las grandes empresas tecnológicas gastaban sumas récord en los esfuerzos de cabildeo en Washington. Recientemente han participado desde la senadora demócrata, Amy Klobuchar, quien se opone a los esfuerzos informados de Uber para adquirir Grubhub hasta el senador republicano Ted Cruz, teniendo en la mira a Google y Facebook hace mucho tiempo.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

Actualmente con Twitter y Facebook en un punto de la mira partidista y un informe del Congreso sobre la gran tecnología que se lanzará más adelante en junio, los analistas proyectan que las apuestas financieras de un mayor escrutinio antimonopolio son significativas, con grandes sumas en juego.

En marzo, Morningstar (una firma global de servicios financieros) predijo a través de un informe que fuertes multas y regulaciones dañinas podrían conducir a una caída del 15% en su valoración de Alphabet, la empresa matriz de Google y un 11% de descuento en el precio de las acciones de Facebook. A partir del cierre del mercado del lunes, esos recortes combinados equivaldrían a pérdidas respectivas cercanas a 150,000 mdd y 70,000 mdd del valor de las acciones de los dos gigantes.

Ante esto, Google no respondió a una solicitud de comentarios al igual que Facebook.

Te puede interesar: Apple y Google prohíben uso de localización en sus aplicaciones de seguimiento por coronavirus

Sin embargo, Google y Facebook no están solos. Amazon y Apple se enfrentan a otros retos; Twitter ha provocado especialmente la reciente ira de Trump. “Estas compañías van a pasar mucho tiempo en el código de área 202”, explica Dan Ives, analista de Wedbush (refiriéndose al código de Washington, D.C).

El Antimonopolio no es nuevo, pero en los últimos años ha ganado intensidad la ofensiva de construcción contra las firmas líderes de la gran tecnología, a medida que los principales actores del sector se han convertido en las empresas más valiosas del mundo, al mismo tiempo que mantienen una alta cuota de mercado.

Por ejemplo, Google ha construido una cuota de mercado del 90%  en búsquedas en línea y una cuota de mercado global del 41% en publicidad, mientras que Facebook mantiene el 59% del mercado de redes sociales, de acuerdo con Morningstar. En tanto, Amazon y Apple tienen posiciones dominantes en comercio electrónico y aplicaciones móviles.

Dichas posiciones en el mercado han atraído el escrutinio de múltiples agencias federales y estatales de EU. Google se ha enfrentado al escrutinio del Departamento de Justicia, que ha señalado que espera presentar un caso antes de que finalice el verano; Un grupo de estados liderados por Texas lidera una investigación separada sobre si el líder de búsqueda sofoca la competencia.

Además Facebook está siendo investigado por 47 estados liderados por Nueva York sobre sus prácticas de fijación de precios de publicidad; ante esto, la compañía reveló el año pasado que la Comisión Federal de Comercio (FTC) analiza posibles violaciones antimonopolio por sus adquisiciones de Instagram y WhatsApp.

Al mismo tiempo, se espera que un subcomité del Poder Judicial de la Cámara de Representantes concluya su investigación de un año sobre Apple, Amazon, Google y Facebook sobre sus posibles prácticas antimonopolio, en las próximas semanas se prevé el lanzamiento de un informe.

A medida que estas investigaciones den el resultado esperado, se requerirá solo de un  impulso para que las demás las sigan, explica Elizabeth Moeller, directora del grupo de políticas públicas de Pillsbury, que representa a Facebook en algunos asuntos legales. “Es la reacción en cadena por la que la gente debería estar preocupada”.

Ante esto, las compañías tecnológicas se han estado preparando para ese día. En los últimos años, cada uno ha construido una presencia formidable en Washington. Desde 2010, las grandes empresas tecnológicas habrían gastado casi 500 millones de dólares (mdd) en cabildear ante el gobierno federal, según un informe del Washington Post. Facebook habría gastado 17 mdd en solo en 2019; Google 12 mdd, Amazon 16 mdd y Apple 10 mdd.

Para su libro de jugadas históricas, las grandes compañías tecnológicas pueden recurrir a un compañero que se ha enfrentado al calor antimonopolio histórico, pero no reciente: Microsoft. El fabricante de Windows se enfrentó a dos décadas de escrutinio por parte de los reguladores antimonopolio del Departamento de Justicia, y a 20 estados diferentes de EU.

Además a la La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) por las preocupaciones de que estaba operando monopolios en navegadores web y sistemas operativos. Por esto, Microsoft cumplió con ciertas medidas para llegar al lado derecho de las leyes antimonopolio sin pagar una multa financiera en el país norteamericano.

A Microsoft y sus pares les ha ido peor con los reguladores europeos, en 2008 le impusieron a Microsoft una multa de 1,000 mdd por violaciones antimonopolio y han aplicado multas de casi 9,000 mdd para Google por el mismo motivo desde 2017. (Actualmente Google está apelando los cargos). La UE también impuso una multa de 122 mdd contra Facebook por su adquisición de WhatsApp ese mismo año.

Sin embargo, las grandes compañías tecnológicas podrían considerar a las multas como un precio barato a pagar en 2020. “Un buen resultado para cualquiera de los técnicos sería un acuerdo que tenga una lista de cosas que las plataformas han prometido dejar de hacer“, dice Herb Hovenkamp, profesor antimonopolio en Wharton Business School (quien previamente asesoró al gobierno estadounidense en la investigación de Microsoft).

Sin embargo, los analistas dicen que la realidad puede ser mucho más dura. Si se parte de las sanciones europeas como punto de referencia, Morningstar estima que el gobierno de EU impondría multas a Google por un total de 13,000 mdd por posibles violaciones anteriores y a Facebook por un total de 6,000 mdd.

También lee: Apple y Google lanzan tecnología que notifica exposición al coronavirus

Más allá de esas sanciones, las nuevas regulaciones y órdenes de consentimiento limitarían su capacidad de adquirir más negocios, lo que los llevaría a aumentar su gasto en investigación y desarrollo, dice Ali Mogharabi, analista de Morningstar. (Los analistas comentan que una ruptura real de las compañías tecnológicas, el resultado más extremo de un caso antimonopolio, es altamente improbable).

“El antimonopolio es la mayor amenaza que enfrentarán porque no los vemos encarar amenaza competitiva de sus pares”, dice Mogharabi.

Por David Jeans

 

Siguientes artículos

ecommerce, comercio electrónico, wopen
Wopen: la solución e-commerce que reactiva el comercio local en México
Por

Con la llegada de Wopen, las pequeñas y medianas empresas podrán digitalizar su negocio, expandir su mercado y promover...