Apoyos para el pago de salarios de los trabajadores, exención de impuestos y políticas fiscales flexibles que permitan reducir los costos y mantener la operación de las empresas y retrasar la implementación de las medidas para el sector automotor en el marco del T-MEC, fue el llamado de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) al Gobierno de México.

En un comunicado, la agrupación llamó a las autoridades a postergar la entrada en vigor de las medidas que atañen al sector, que modifican las normas de origen para el contenido regional de los vehículos elaborados en la zona y que sean de libre circulación comercial.

“Reconsiderar la fecha de entrada en vigor de las Reglamentaciones Uniformes y la Regla de Origen Automotriz, hasta el 1 de enero del 2021, con el fin de darle tiempo a la industria para poder implementar las medidas de esta nueva reglamentación”, pidió.

Te sugerimos: La industria automotriz pide un plan de chatarrización (como el de Felipe Calderón) para ‘revivir’

Otra de las acciones solicitada a las autoridades es establecer una política fiscal que favorezca a la recuperación del sector, que con motivo de la contingencia por el coronavirus Covid-19 ha tenido que parar actividades, ya por la reducción en el suministro de insumos provenientes en su mayoría de Asia, donde comenzó la pandemia, ya como medida de prevención para reducir los contagios y como respuesta a la caída de la demanda de sus productos.

Entre estas acciones se demanda apoyo con créditos fiscales para los colaboradores afectados por los paros técnicos, para quienes solicitan un monto equivalente al 50% de sus salarios; tasa cero de impuesto a sueldos y salarios durante la crisis; becas para obreros despedidos a causa de la reducción de la plantilla; acelerar la devolución de IVA; posponer los términos para la declaración anual de impuestos; reanudar la práctica de compensación universal (que un saldo a favor pueda usarse para pagar otro impuesto, eliminada para 2020); y acelerar la depreciación de activos para estimular el gasto.

Otras acciones solicitadas por la AMIA son el incremento a la deducibilidad en el ISR en la compra de autos hasta 350,000 pesos desde los actuales 175,000 pesos, así como exentar al menos un año el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN).

Te puede interesar: El 80% de las empresas en México esperan una disminución de ingresos este año: PWC

Para impulsar el comercio exterior de los productos de esta industria, también se llamó al gobierno a asegurar la operación de las aduanas para mantener el flujo de mercancías, a la par de reiterar su llamado desde finales del año pasado de reactivar el mercado interno y reforzar la regulación para la importación de autos usados y el ingreso de autos de manera ilegal.

“Las medidas adoptadas por las autoridades federales y estatales, así como por las empresas fabricantes y distribuidoras de vehículos al realizar paros técnicos, con el objetivo de reducir las actividades al mínimo y proteger la salud y bienestar de los colaboradores; tendrá una caída tanto del mercado interno como el de exportaciones, sin precedentes en toda la historia, de más de 90 años, del sector en México”, señala al AMIA en el mensaje.

La semana pasada, empresas del sector en diversos estados del país como Querétaro, Aguascalientes y Tamaulipas anunciaron su entrada en paro técnico con el fin de contener la expansión de contagios de coronavirus entre su plantilla.

Da clic en la imagen y manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas:

WhatsApp Forbes Mexico
 

Siguientes artículos

Repuntan ingresos en aplicaciones móviles en México y Brasil hasta 70%
Por

Desde el 17 de marzo la industria de las aplicaciones en México ha tenido un incremento considerable, siendo con Brasil,...