La empresa mexicana Grupo Kuo, a través de su subsidiaria Kekén, puso en marcha su planta procesadora porcícola, ubicada en Sahé, Yucatán, la cual requirió una inversión de 2,000 millones de pesos.

De acuerdo con Fernando Senderos Mestre, presidente del Consejo de Administración de la empresa, este proyecto refrenda la confianza de los accionistas en el modelo de negocio, a través de una porcicultura sustentable, que contribuye a la creación de valor a todos sus grupos de interés.

Lee: Adiós, Buen Fin; hola, Black Friday: 8 de cada 10 mexicanos buscan ofertas

La planta cuenta con una capacidad de procesamiento semanal de más de 40 mil cerdos, con lo cual se continuará posicionando a la industria nacional como referente mundial en la producción.

Además, generará más de 1,500 empleos directos y 7,000 indirectos, para alcanzar más de 10,000 puestos de trabajo en el negocio porcícola.

Por su parte, el director general de Kekén, Claudio Freixes, dijo que la inversión en Sahé significa más empleos, confianza en el futuro y mejores oportunidades para las comunidades del estado de Yucatán.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

SAT apuesta a Carta Porte para combatir contrabando; Concamin pide revisar más vías
Por

Antonio Abugaber, presidente de la Concamin, reconoció la decisión del SAT de aplazar el uso del complemento Carta Porte...