“Es un momento de reinventar”, asegura Víctor Gutiérrez, presidente de la Comisión de Innovación y Desarrollo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). La pandemia está cambiando muchas cosas, desde la forma en que saldremos a la calle hasta los espacios en que trabajaremos, e incluso, los productos que vamos a ofrecer.

Es ahí donde el especialista en tecnología sugiere que hay que poner atención para renovar los procesos e implementar nuevos modelos de trabajo.

“Es momento de concebir grandes acciones dentro de nuestras organizaciones que nos permitan un retorno a la nueva normalidad pero con mejores condiciones en nuestro razonamiento en nuestras ópticas de innovación para enfrentar los retos de manera inmediata“, comentó en su intervención en el Foro Forbes Conecta.

Suscríbete al canal de Forbes México en YouTube

Por ello, en su mensaje, consideró vital que se apueste por la industria 4.0 pero no solo desde la parte tecnológica, sino como un proceso de transformación de la forma de pensar los procesos.

“Lo verdaderamente relevante no es simplemente llevar tecnología, implica transformar la forma en que hacemos las cosas, transformar la mentalidad de algunas personas dentro de algunas funciones dentro de la organización”, detalló.

A raíz de la pandemia, la convivencia buscará aprovechar canales digitales para mantener y acrecentar relaciones, a la par que muchas de las herramientas en línea permitirán aumentar la capacidad de recolección de de datos y ajustar los procesos a una atención más personalizada.

Para la consultora Deloitte, la industria 4.0 representa una integración mayor entre toda la cadena productiva, especialmente para la manufactura, de modo que la producción se convertirá cada vez más en un fenómeno colaborativo que abrirá puertas a nuevas relaciones.

Consulta aquí todas las ponencias del Foro Forbes Conecta

“Las comunidades empresariales conectadas permiten que múltiples partes interesadas (proveedores, socios, clientes, productos y activos, entre otros) se comuniquen y compartan datos e información directamente. Estar conectado de esta manera permite una mayor sincronicidad de los datos, lo que garantiza que todas las partes interesadas trabajen con la misma información y permite que las máquinas tomen decisiones operativas”, expone la consultora en un artículo.

Para el caso de México, la entrada en vigor del T-MEC aumentará el contenido regional en la producción en Norteamérica, lo que se traduce en oportunidades de impulsar la industria nacional a la par de potenciar el alcance de las mercancías a nuevos mercados.

“No a los existentes que no alcanzamos a ver, sino incluso a poder crear nuevos mercados, nuevos tipos de empresa, crear nuevos modelos de negocios o nuevos tipos de empleo. Se tiene que preparar la organización para que mucha de esta interacción incluso pueda requerir condiciones de trabajo de 7×24, para atender otros mercados diferentes a la región de América del Norte, y la tecnología allá estará.”, comentó Gutiérrez.

“La organización adaptará su forma para poder estar dando servicios o tomando datos o recolectando información útil para la toma de decisiones en los negocios y dentro del espacio físico podremos, con base en esas decisiones, determinar si producimos más de algo, cambiamos algunas condiciones de producto o incluso aprovechamos la información para mejorar algunas condiciones de lo que previamente habíamos concebido”.

Forbes Conecta

 

Siguientes artículos

Toshiba está oficialmente fuera del negocio de las computadoras portátiles
Por

Toshiba puso fin a una carrera de 35 años al transferir su participación minoritaria restante en su negocio de computado...