La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) aseguró que la reforma eléctrica propuesta por Andrés Manuel López Obrador es tóxica para las finanzas públicas por incentivar la entrega de subsidios a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y aumentar el precio de las tarifas de luz a las empresas. 

“La Comisión Federal de Electricidad (CFE) no es eficiente en la generación de electricidad ni lo será si se le entrega por ley toda la responsabilidad: Esto implicaría mayores precios de la electricidad, insumo básico para las industrias, los negocios, las oficinas y para los hogares sobre todo ahora que muchas personas trabajan a distancia”, afirmó la Coparmex. 

También dijo que incentiva la entrega de más subsidios para evitar un incremento del precio de las tarifas eléctricas para la población: “Estos son recursos públicos que en lugar de utilizarse para comprar medicamentos, dar mantenimiento a las escuelas o adquirir patrullas, se irá para cubrir la ineficiencia de CFE”, manifestó el organismo patronal.

La reforma eléctrica aumentará los costos de electricidad para las empresas, lo que provocará que los bienes y servicios suban de precio, entonces el golpe también lo recibirán las familias de forma indirecta, señaló Coparmex.

Lee: La reforma eléctrica de AMLO toca, una vez más, los negocios de Carlos Slim

En pocos días se han conocido muchas de las implicaciones negativas de la reforma en materia eléctrica promovida por el Ejecutivo Federal, la cual es energética por la desaparición de organismos como son la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y el Cenace, añadió. 

“La reforma eléctrica es un duro golpe contra un principio básico de una economía sana: la libre competencia”, apuntó. 

Coparmex alzó la voz para rechazar la reforma eléctrica por atentar en contra de la inversión, las finanzas públicas y los tratados internacionales, así como es tóxica para las familias mexicanas, afirmó el organismo.

“Actualmente, la CFE ya recibe una partida millonaria del Presupuesto de Egresos de la Federación para el subsidio de tarifas eléctricas de suministro básico”, explicó. 

Para 2022, se tienen presupuestados 73,000 millones de pesos para este rubro, casi lo equivalente al presupuesto destinado a becas para todos los niveles educativos (88%) o al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social para todas las entidades (78%), recordó Coparmex. 

“Este subsidio ha crecido de forma alarmante desde que se otorgó de forma inicial en 2016; a 5 años de distancia casi se ha duplicado en tamaño con un crecimiento del 92% en términos reales. Es decir, CFE se ha convertido en un barril sin fondo”, expresó el sindicato patronal. 

“No hay gasto público que pueda alcanzar para financiar el incremento en los costos y en los subsidios, lo que podría implicar la necesidad de que el gobierno se endeude todavía más. Hay que decirlo: la deuda no la paga el gobierno, la pagamos con nuestros impuestos hoy y la pagarán nuestros hijos en el futuro”, destacó. 

De nada sirve decirnos “soberanos” o “nacionalistas” si las familias sufrirán apagones por , tendrán que pagar más por la luz o si deja de llegar al país la inversión que genera empleos, añadió. 

No te pierdas: Sin reforma eléctrica, empresas se apoderarán del sector, advierte AMLO

Con datos de la CRE a septiembre de 2021, la Coparmex reveló que la energía que genera CFE es 4.9 veces más cara que la que produce el sector privado (1,852 pesos por megawatt hora -MWh- contra 377 pesos por MWh).

La Auditoría Superior de la Federación declaró en uno de sus informes de la Cuenta Pública 2018 que la operación de unidades del CFE presentan una menor eficiencia térmica y han excedido su vida útil, lo que repercute en mayores costos de operación, agregó.

“Es importante mencionar que desde 2019, en promedio, las empresas de generación privada han logrado reducir su costo unitario de generación (precio por MWh generado) en 19.6%. En específico, las plantas de energía eólica y solar han reducido su costo en 20.1% y 19.4%, respectivamente”, dijo Coparmex. 

Algo muy importante, también la CFE se ha beneficiado de la competencia, y ha logrado reducir su costo de generación en energía eólica y solar en promedio desde 2019 en 5.2 y 19.5%, respectivamente. Sin embargo, estas tecnologías solo representan el 0.2% y el 0.01% de la producción total de la CFE, expuso. 

“Queremos una CFE fuerte, moderna y que nos haga sentirnos orgullosos, pero quemando carbón o combustóleo, dañando al planeta y contaminando el aire que respiramos lo único que podemos sentir es vergüenza e indignación”, señaló. 

Hoy, el país enfrenta la peor crisis económica y sanitaria en la historia, por ello, exigimos a los legisladores que piensen -hoy más que nunca- en México, que piensen en las familias y que no antepongan valoraciones políticas para aprobar laa reforma eléctrica de AMLO que es tóxica y cuyo daño no tendrá retorno, pidió Coparmex. 

“En Coparmex estamos listos para aportar nuestro conocimiento para construir junto con el Gobierno y el Congreso la plataforma energética que el México del futuro necesita, confiamos en que seremos escuchados”, concluyó. 

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Hasta con pollo, estos son los planes de esta cadena de comida para seguir creciendo en México
Por

Luego de pausar a apertura de restaurantes por la pandemia, McDonald's espera sumar más unidades en 2022.