El primer fin de semana de la nueva normalidad en la Ciudad de México dejó a los restaurantes con ventas de a lo mucho 25% en relación con lo vendido en el mismo periodo del 2019.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), la afluencia a esos establecimientos en la capital del país fue muy baja e insuficiente para compensar los costos operativos que tienen.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

“Las ventas no son suficientes porque tus gastos los tienes al 100%. Tu luz está prendida al 100% y si prendes una estufa está prendida al 100%, no para el 30%”, criticó Francisco Fernández, presidente del organismo.

En entrevista con Forbes, consideró que la reactivación, comenzada el pasado miércoles 1 de julio, no será suficiente para que la recuperación de las ventas a niveles antes de la pandemia se alcancen en este año. También consideró que el reinicio de actividades es apenas un nuevo momento pero no es para “hacer fiesta”.

“El regreso a la normalidad que no tiene nada de buena no ayuda en nada. Abrir no significa que estamos de fiesta, que ya la libramos, no hay nada que festejar”, lamentó.

Un caso aparte son los restaurantes que se ubican en centros comerciales, mismos que empezarán a ver su suerte a partir de este miércoles, cuando esos complejos reabran sus puertas.

Medidas desconocen los restaurantes

Fernández criticó las medidas establecidas en los lineamientos de operación para restaurantes por parte de la autoridades capitalinas. La primera que objetó fue el límite de 4 personas por mesa así como los límites de horario, las cuales, aseguró, desconocen completamente el funcionamiento de un restaurante y ahuyentan a los clientes.

“Casi todos los reportes que tenemos van muy bajos, yo se lo atribuyo mucho al tema del miedo pero sobre todo a que el incentivo de llegar a un lugar donde no te puedes sentar con más de 4 personas en una mesa; si el fin de semana va una familia y van papá, mamá, dos hijos y llevan un bebé tampoco se puede sentar. (…) Nosotros nos cuidamos a nosotros mismos, no es la autoridad la que nos va a cuidar”, expuso.

Ello además contraria el protocolo para la operación de servicios que emitió en junio la Secretaría de Turismo federal, donde señala que el límite de personas por mesa sería de 10.

Sigue la información de los Negocios en nuestra sección especializada

Otra de las medidas contra las que se pronunció fue la prohibición de la música en los locales, a su decir, por la amenaza de que los comensales alcen la voz y eso incremente el riesgo de propagación del virus.

También se lanzó contra las pruebas de detección de COVID-19 en los establecimientos con más de 30 empleados, donde se tendrán que hacer cada semana y el costo estará a cargo de los restaurantes.

Una más fue la restricción de la venta de bebidas alcohólicas en algunas alcaldías de la capital, lo que genera dudas sobre las certezas del servicio para el cliente. Igualmente decisiones como las limitaciones de acceso al Centro Histórico impactarán a los restaurantes al no dar cuenta de si estos operarán o no.

 

Siguientes artículos

La huida, el final trágico para quien fue Juan Carlos I, rey de España
Por

La figura de Juan Carlos I lleva ​​años en caída libre por diversos escándalos. DW analizó con expertos las circunstanci...